miércoles, 22 de octubre de 2014

LA CONFIANZA DE UN PUEBLO EN SUS HÉROES

Antes de partir recibieron un riguroso entrenamiento (Foto Cubadebate)   

Por José Gilberto Valdés

 

Otra vez ha llegado la hora del deber, reitera Fidel enreciente artículo de amplia difusión por la avidez en el mundo sobre las noticias relacionadas con el Ébola.
Otra vez, al llamado del África, la respuesta de los cubanos.
Anoche Raúl despidió el segundo grupo de colaboradores de la salud de la Isla que partieron a luchar contra la epidemia de Ébola en Liberia y Guinea Conakry. Como en la primera brigada enviada a Sierra Leona resulta estimulante la presencia de los principales líderes de la Revolución. Son imágenes que no se olvidan en el cumplimiento de la misión.


Como  en  otros acontecimientos pocos divulgados en la historia de nuestro país. Siempre hubo la oportunidad del encuentro antes de la salida de los combatientes internacionalistas de uniforme verde olivo a las tierras africanas. De boca en boca, se rememoraban las palabras  de Fidel y Raúl, en lenguaje coloquial, que radiaban energía al compromiso de darlo todo, a las preocupaciones por el futuro desconocido en este importante paso de la vida. Muchos fueron y volvieron, algunos más de una vez. Otros permanecen en la memoria de los familiares, compañeros, en el perenne recuerdo de pueblo.
No están tan ajenas aquellas conversaciones a las que se sostienen en la actualidad con los internacionalistas de batas blancas, que como apunta el Líder de la Revolución Cubana marchan “a cualquier punto para salvar vidas, aun a riesgo de perder la suya, es el mayor ejemplo de solidaridad que puede ofrecer el ser humano, sobre todo cuando no está movido por interés material alguno”. 
“Ahora el enemigo es invisible”, dijo un preparado colaborador de la salud antes de tomar el avión. Como él están dispuestos para la tarea más de 400 profesionales de la Brigada Henry Reeve con suficiente experiencia y adiestramiento en asuntos de bioseguridad y procedimientos médicos especializados para enfrentar la emergencia de esta epidemia que conmociona al mundo.
Es una realidad que estremece todas las fronteras. Hay que luchar por detener la infección de virus, y sobre todo, para evitar su propagación a otros países. Esa es la nueva misión combativa.
Otra vez, la confianza de los cubanos con sus héroes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario