miércoles, 12 de julio de 2017

Otra vez el Pisto Manchego



Por José Gilberto Valdés

A los sucesos que recuerdan este mes al Poeta Nacional Nicolás Guillén, hijo de esta “comarca de pastores y sombreros”, se suma la entrega nuevamente de los premios Pisto Manchego, de la Unión de Periodistas de Cuba (Upec).
Los medios de difusión masiva en el país se han hecho eco por estos días del aniversario 115 del destacado intelectual camagüeyano y la presencia en la delegación cubana al Segundo Congreso de Escritores en Defensa de la Cultura, que se llevó a cabo hace ochenta años en plena guerra civil española, donde también peleaban una gran cantidad de combatientes internacionalistas procedentes de la Isla.
Con estos antecedentes de cubanía y defensor de causas justas,  se ha hecho la cita para una nueva entrega premiación del concurso periodístico Pisto Manchego, el próximo sábado 15 de julio, a las diez de la mañana, en la Casa de la Prensa Camagüeyana.

Radio Florida en la máquina del tiempo



Por José Gilberto Valdés
Fotos tomadas de Internet
 Acaso podría  “coger botella” en la máquina del tiempo del escritor británico Hebert George Wells (The Time Machine) y decirle que me deje cualquier día a finales del año 1970, en la segunda sede de la redacción del periódico ADELANTE. Cuando yo daba los primeros pasos en la profesión periodística, ya allí estaban  reportes informativos de Guevara el corresponsal en Florida.
En un recorrido organizado por la Unión de Periodistas de Cuba me satisfizo encontrar nuevamente con Humberto Guevara Esquivel: no se podría escribir la historia de Radio Florida, sin la mención de este periodista de formación autodidacta en los primeros años del desempeño del oficio. Luego, sumado al carro de la UPEC para la superación de los trabajadores de la prensa,  alcanzó  el título académico.

jueves, 18 de mayo de 2017

El colega “Che” Guevara



Por José Gilberto Valdés
No hay un prisma de la Revolución en el que no  esté presente la huella de los sueños y realidades de Ernesto “Che” Guevara de la Serna, el argentino que consagró su vida a los cubanos y, también, por  “los colores de la dignidad de los pueblos”.