sábado, 26 de julio de 2014

SEGUIMOS EN COMBATE

Por  José Gilberto Valdés
Los cubanos seguimos en pie de lucha, 61 años después de la clarinada del poema ¡Ya estamos en combate!, declamado por Raúl Gómez en la madrugada del 26 de Julio de 1953, ante el auditorio de jóvenes que asaltarían junto a Fidel al Cuartel Moncada, principal fortaleza militar del tirano Fulgencio Batista, en Santiago de Cuba, región oriental de la isla.

En el acto nacional celebrado hoy en la ciudad de Artemisa, al occidente de la Mayor de las
Antillas, y cuna de muchos héroes y mártires de la gesta del Moncada, el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez, miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, recordaba “… apenas rebasábamos los 20 años. Éramos jóvenes que soñábamos con transformar la triste realidad imperante en la Cuba de aquel entonces.”
 
Así se inició la nueva etapa de lucha por la verdadera independencia de Cuba. Mucha sangre y sudor ha constado llevar a vía de hecho, los versos de la primera estrofa de ¡Ya estamos en combate!

Por defender la idea de todos los que han muerto.
Por arrojar a los malos del histórico Templo.
Por el heroico gesto de Maceo,
Por la dulce memoria de Martí.
Cinco años, cinco meses y cinco días después de la decisión de ese puñado de jóvenes que




.
no se cruzó de brazos para cambiar el curso de la Historia, triunfaba la Revolución Cubana. 

 
Y es que el combate continuó  tras el revés en la acción, por factores inoportunos, contra los cuarteles de la tiranía. En la cárcel, los sobrevivientes se prepararon para una nueva etapa revolucionaria, mientras que en las ciudades y el campo se multiplicaba clandestinamente la  conciencia del pueblo de que la lucha armada era el único camino para conquistar la Libertad.

 
Después del triunfo del Primero de enero de 1959, el combate fue mucho más difícil, pues mientras se consolidaban las ideas revolucionarias, se enfrentó valientemente la amenaza constante de un enemigo que quiere por medios belicosos, económicos y políticos impedir la propagación del ejemplo cubano y el bienestar de  hombres y mujeres de todas las edades que aman esta Isla.
 

Hoy nos mantenemos en zafarrancho en los caminos para más socialismo, inspirados también en versos  que conocieron por primera vez los jóvenes asaltantes al  cuartel Moncada, hace 61 años. 


Ya estamos en combate… ¡Adelante!
De nuestra lucha heroica depende la Cuba verdadera
La furia loca de Gómez y Agramonte…
La lucha pura de Mella y de Guiteras…
Adelante, Cubanos… ¡Adelante!

RAÚL GÓMEZ GARCÍA REDACTÓ EL MANIFIESTO DE LOS ASALTANTES Y TAMBIÉN EL POEMA !YA ESTAMOS EN COMBATE!

Por defender la idea de todos los que han muerto.
Por arrojar a los malos del histórico Templo.
Por el heroico gesto de Maceo,
Por la dulce memoria de Martí.  

En nuestra sangre hierve el hado azaroso
De las generaciones que todo lo brindaron,
En nuestros brazos se alzan los sueños clamorosos
Que vibran el alma superior del cubano.
Ya estamos en combate…

En nombre de las madres y de los hijos de nuestra tierra heroica
En nombre del honor y del decoro que construyó su historia
Por la estrofa magnífica del himno
«Que morir por la patria es vivir».

La libertad anida entre los pechos de los que viven hombres
Y por verla en la estrella solitaria es un honor luchar
A la generación del centenario le caben los honores,
De construir la patria que soñara el Maestro Inmortal.

Ya estamos en combate… ¡Adelante!
Adelante hasta el nido superior de la gloria
Para que nazca en esta nueva aurora
La república digna y decorosa
Que fue el último anhelo de Chibás.

No importa que en la lucha caigan más héroes dignos
Serán más culpa y fango para el fiero tirano
Cuando se ama a la patria como hermoso símbolo
Si no se tiene armas se pelea con las manos.

Ya estamos en combate… ¡Adelante!
De nuestra lucha heroica depende la Cuba verdadera
La furia loca de Gómez y Agramonte…
La lucha pura de Mella y de Guiteras…
Adelante, Cubanos… ¡Adelante!

Por nuestro honor de hombres ya estamos en combate
Pongamos en ridículo la actitud egoísta del Tirano
Luchemos hoy a nunca por una Cuba sin esclavos
Sintamos en lo hondo la sed enfurecida de la patria
Pongamos en la cima del Turquino la Estrella Solitaria.