martes, 20 de octubre de 2009

NO HAY PUEBLOS TRAIDORES

Por José Gilberto Valdés
valdes@tvcamaguey.icrt.cu

Tengo una referencia histórica recurrente. En cincuenta años, personalidades de la Revolución cubana han calificado, elogiado y citado a los camagüeyanos de múltiples maneras.

Sin embargo, cada 21 de octubre, sobresale en los recuerdos aquella nota publicada en el periódico ADELANTE en el año 1959, que en la práctica fue el epílogo de un grupo de acontecimientos realizados por el pueblo, junto a Fidel y Camilo, para poner fin a la traición contrarrevolucionaria de Hubert Matos.


La nota de agradecimiento al pueblo camagüeyano está firmada por el comandante Camilo Cienfuegos, uno de los principales héroes de la lucha para librarnos de las garras de la tiranía de Fulgencio Batista.

"Por conducto del diario Adelante somos nosotros los que decimos gracias, gracias pueblo camagüeyano tu presencia en el campamento Agramonte ayudar a solucionar una traición a la Patria, hombres habrá traidores pero pueblos no y menos Camagüey"
Transcurrían los primeros meses de la Revolución triunfante, cuando el Camilo por segunda vez esta presente en la ciudad de Camagüey, capital de la provincia del mismo nombre. La primera fue en la celebración, como pueblo libre, del Primero de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores. En la segunda ocasión, acudía a esta legendaria villa con la encomienda de conjurar la intentona sediciosa y divisionista que obstaculizaba la buena marcha de las leyes revolucionarias.

Testigos de aquel amanecer de octubre confirman que el Comandante Camilo, con la audacia y valentía que lo caracterizaba, detuvo personalmente al traidor y asumió el mando en Camagüey.

En horas de la mañana del 21 de octubre de 1959, Fidel al frente de una manifestación de treinta mil camagüeyanos había recorrido las principales calles de la ciudad y se concentraban frente al cuartel Agramonte, en cuyas instalaciones posteriormente ha funcionado se convirtieron en aulas para la enseñanza primaria y secundaria.

El 28 de octubre, Camilo Cienfuegos, de origen humilde, patriota, el héroe de las mil anécdotas, ejemplo de lealtad a Fidel, desapareció en fatal accidente cuando realizaba en avioneta un viaje de retorno a La Habana.

Los camagüeyanos, el pueblo cubano, rinden homenaje en esa fecha al héroe lanzando flores a ríos y el mar.