lunes, 9 de agosto de 2010

Por segunda vez, al borde del holocausto nuclear


Por José Gilberto Valdés Aguilar
valdes@tvcamaguey.icrt.cu


1962: Eran los tiempos de revolución, en los cuales la vida de los cubanos trascendía en nuevos quehaceres y responsabilidades, motivados por las tareas transformadores del momento. Por un lado, la alfabetización y las seductoras leyes que beneficiaban a todos. Por otro, la escalada agresiva de la CIA con los sabotajes y campañas diversionistas, bandidos en el Escambray, mercenarios en Girón, los tiempos confusos y la diáspora de la gente del barrio y la familia.
En la segunda quincena de octubre, resultaba anormal el movimiento en las ciudades y los campos de hombres y mujeres, con camisas y blusas azules, pantalón verde olivo, y la distintivas boinas de los milicianos. Una mochila de lona o confeccionadas con saco de harina y de yute, hasta un bultito bajo el brazo. Las despedidas y las caras serias suponían un momento difícil. En realidad lo eran.
La radio, la televisión y los periódicos se hacían eco de la movilización de un patriótico pueblo para defender su soberanía ante la amenaza de una invasión directa de las fuerzas armadas de los Estados Unidos, que no se podían sacar la espina que le clavaron en la Bahía de Cochinos.
La Crisis de Octubre (de los misiles) empezó el 14 de octubre, cuando un avión espía estadounidense detectó un misil soviético en la isla de Cuba. La superpotencia se alarmó. El clímax se produce el 22 de octubre, cuando el presidente de los EE. UU. John F. Kennedy explicó por televisión. "He ordenado a las fuerzas armadas que se preparen para cualquier eventualidad". Unos 200.000 soldados norteamericanos se concentraron en Florida.
Tras sobrevivir en el borde del abismo nuclear por espacio de dos semanas, el 28 de octubre, a cambio de la promesa de que Estados Unidos nunca invadiría a la isla antillana, el primer ministro soviético Nikita Jruschov anunció su decisión de retirar el armamento.
El Comandante en Jefe Fidel Castro brilló como estadista en estos días (Carta despedida del Che 1965). Como el pacto negociador tuvo la fragilidad de no tener en cuenta a Cuba, el líder de la Revolución Cubana demandó el cumplimiento de los cinco puntos los Estados Unidos: el cese del bloqueo, de los vuelos espías, de las actividades subversivas, de los ataques piratas, de las violaciones del espacio aéreo y retirada de la base naval de Guantánamo. Lamentablemente, nada se ha cumplido en los 48 años que nos separan del Octubre glorioso.
2010: Desde hace ocho semanas, volvemos a estremecernos con la palabra inspiradora de Fidel, próximo a cumplir 84 años de edad, y sus reflexiones sobre el urgente tema de la guerra nuclear, sus consecuencias y modo de evitarla.
Como parte del retorno tras cuatro años -lúcido y saludable- a las actividades públicas, el compañero Fidel leyó un mensaje al Parlamento Cubano apunta: “Tan dramático era el cuadro que tenía delante, que no veía otra salida como no fuera una supervivencia, tal vez probable, en la parte de este hemisferio que no tenía motivo para ser blanco de ataque directo y en algunas regiones aisladas del planeta.”
El peligro de un holocausto nuclear ha cambiado de terreno. Ya no es una isla del Caribe dispuesta a defender con dignidad su soberanía, ahora es Irán, una nación que no retrocede una pulgada frente a las leoninas exigencias de Estados Unidos e Israel, bajo el pretexto de poseer un arsenal nuclear.
Por estos dias, Fidel ha reiterado en distintos escenarios la cruel realidad de la amenaza de guerra en la nación persa. Hoy 9 de agosto se transmite en el programa televisivo Mesa Redonda, una entrevista ofrecida a los reconocidos periodistas venezolanos Vanessa Davis, Andrés Izarra, Walter Martínez y Mario Silva. Según el buscador Google, mas de mil 350 artículos de prensa se refieren a este encuentro

Según destaca el sitio de la radio cubana, en la entrevista, publicada también por la cadena Telesur, el Comandante en Jefe destaca que "llega un momento en que ni los imperios ni los revolucionarios pueden alcanzar sus objetivos por la vía de las armas".
Según reporta la Agencia Venezolana de Noticias que Fidel, basado en su experiencia al frente de la Revolución Cubana, considera que los gobiernos de China y Rusia no desean una guerra nuclear y señaló que ambas naciones llevan a cabo todas las gestiones necesarias para minimizar cualquier conflicto en Europa.
Fidel afirmó que hay que movilizar "la opinión para persuadir a Obama de no tirar del gatillo y que el motivo de guerra se presentará cuando EE.UU. o Israel traten de inspeccionar los buques iraníes".
Se ha creado una situación apocalíptica en esa zona del mundo. Hay sin embargo una esperanza. En las manos de Barack Obama está la posibilidad de ofrecer la posibilidad de la paz, en beneficio de la humanidad.



Te propongo ver:
-- October 1962: The 'Missile' Crisis as Seen from Cuba (Octubre de 1962: La crisis 'de los missiles' vista desde Cuba)
--Telesur
--Radiocubana.cu

Las fotos fueron tomadas de www.Cubadebate.com