domingo, 17 de abril de 2011

Pueblo camagüeyano opina sobre la Revista Militar y Desfile

Cuba: Los tanques de la victoria de Girón siguen en acción

Concluyó paseo peatonal en Camagüey

160 mil congresos del Partido Comunista de Cuba

Por José Gilberto Valdés
josegvaldes@gmail.com

Esta mañana, mil delegados al VI Congreso del Partido Comunistas de Cuba, en representación de todo el pueblo, debaten en cinco comisiones la manera en que procederemos para actualizar el modelo económico del país.
¿Qué documento tienen en sus manos este millar de hombres y mujeres, seleccionados entre quienes poseen el conocimiento adecuado para valorar las transformaciones que permitan ser más eficiente nuestro socialismo?
Es un PROYECTO materializado tras la consulta democrática, a puertas abiertas, en un proceso de reuniones en toda la extensión del archipiélago cubano, sui géneris por naturaleza y procedimiento en el mundo. No se apeló, en modo alguno, a la formula de terapias de choque, utilizada por muchos gobiernos para subsanar contratiempos económicos y sociales.
Predominó el consenso nacional. Esta manera de hacer las cosas, permite considerar que, en realidad, de diciembre a febrero se celebraron 163 mil CONGRESOS.
Todos los cubanos tuvieron la oportunidad y el lugar para exponer sus puntos de vista en transparente diálogo, desde quienes ocupan altos cargos directivos y ejecutivos, hasta la recepcionista, con su sencilla responsabilidad de atender al público y tramitar llamadas telefónicas en nuestra emisora territorial de televisión. No se descuentan aquellas personas del barrio o la comunidad rural, jubiladas, amas de casas o sin vínculo laboral que asistieron a las reuniones convocadas en los lugares de residencia.
Cierto es que una comisión nacional elaboró un Proyecto Lineamientos de la política económica y social del Partido y la Revolución. Trabajó muy duro y efusivamente. Sin embargo, la visión del futuro socialista en nuestro país recibió el enriquecimiento popular. En el informe central a la magna cita de los comunistas cubanos, el Segundo Secretario del Comité Central del PCC, Raúl Castro destacó que algo más de dos tercios de los lineamientos fueron reformulados, al tener en cuenta la opinión de una o de varias personas. Además se incorporaron 36 nuevos lineamientos al documento original.
Quienes están presentes en el sexto Congreso del PCC, que concluirá el próximo 19 de abril, aniversario 50 de la Victoria de Playa Girón, tienen la responsabilidad de garantizar la continuidad de la Revolución y el rejuvenecimiento sistemático de la dirección de la organización partidista y del Gobierno.

Texto íntegro del Informe Central al VI Congreso del PCC
Congreso de Partido Comunista de Cuba sesiona en comisiones

sábado, 16 de abril de 2011

Emociones y recuerdos en el desfile por la victoria de Girón

Por José Gilberto Valdés
josegvaldes@gmail.com


Con la misma emoción de hace 35 años en la Plaza de la Revolución “José Martí” aprecié rejuvenecido en la memoria la revista militar y marcha del pueblo combatiente, que en fin es el pueblo uniformado, según sentenció el Comandante del Ejército Rebelde Camilo Cienfuegos en los albores de la libertad.

En diciembre de l976 tuve el honor de formar parte los dos batallones de combatientes internacionalistas que por primera vez desfiló en la amplia explanada frente al monumento a nuestro Héroe Nacional, en la capital del país. A finales de marzo integré las tropas cubana y angolana que llegaban hasta la frontera, tras desalojar a los invasores sudafricanos. El 27 en una avioneta de exploración había apreciado en la lejanía del verde horizonte una estela de polvo amarillento, que por su altitud y extensión no se correspondería a una manada de animales, y la asocié a columna de vehículos en marcha al sur. Por la coincidencia de fecha he especulado que fui testigo ocular de la retirada. Ese acontecimiento se calificó como el Girón Africano a los imperialistas yanquis (Fidel, discurso 19 abril 1976).

En octubre de 1976, ya de regreso en la Patria, me seleccionaron para el bloque de internacionalistas que desfilaría el 2 de diciembre. Era una sorpresa preparada para el Comandante en Jefe. Incluso se nos preparó sicológicamente para la entrada a la plaza…pero no fue suficiente. Nadie calculó la algarabía del pueblo y ver a Fidel, sonreír y aplaudir efusivamente. Pocos recordamos los consejos. Hasta un casco perdió la cabeza y rodó entre los pies de quienes trataban a toda costa de mantener el paso y porte militar. Fueron momentos de impresión para recordar como una escaramuza en la selva.

Hoy, 16 de abril, se celebra el aniversario 50 de uno de los hitos de las tradiciones combativas cubanas: la Victoria de Playa Girón sobre la brigada mercenaria organizada y armada por el imperialismo yanqui. Sigo el ritmo de los tambores con la punta de los pies, mientras se me juntan imágenes de la vivencia personal hace 35 años con las actuales que transmite la televisión. Vuelve a atraparme la marcialidad de los bloques de los centros militares y de las distintas fuerzas armadas, y sobre todo, de las Milicias de Tropas Territoriales.

Observé “cosas” nuevas que comenté con mis compañeros en la redacción, son los cambios en el armamento de infantería, los fusiles AK con las miras telescópicas “Vilma” –economía de cartuchos y puntería certera--, la artillería montada en vehículos blindados y camiones que facilitan la maniobrabilidad del poderoso armamento. Con poco entrenamiento de los artilleros los cañones fueron esenciales en Girón y, con mucha preparación, fueron determinantes en las misiones internacionalistas, ¿Cómo lo serán, ahora, luego de la modernización de esos medios de fuego en la industria mecánica nacional?.

Mostramos esta mañana el músculo armado de un pueblo, inspirado en victorias sobre las perennes amenazas del gobierno de los Estados Unidos, que desfiló como una masa compacta tras la revista militar precedido por una elocuente tela con la consigna repetitiva por generaciones de cubanos: LOS JÓVENES NO FALLAREMOS

miércoles, 13 de abril de 2011

A 50 años del incendio de la tienda El Encanto



Por José Gilberto Valdés

Escuelas, tiendas, cañaverales, cooperativas de campesinos, hoteles, barcos pesqueros, han estado durante medio siglo en el punto de mira de la contrarrevolución para sembrar el terrorismo entre el pueblo cubano.

Ninguno ha sido un objetivo militar.

Al anochecer del 13 de abril de 1961, potentes explosivos C-4 de manufactura norteamericana, colocados por un vendepatria iniciaron un incendio en la habanera tienda El Encanto, el mayor centro comercial del país y que formaba parte de una cadena nacional de establecimientos de ese tipo, nacionalizada en octubre de 1960.

La tienda por departamentos, situada en la calle Galiano, era propiedad del pueblo y poseía una poderosa milicia de obreros. En los primeros momentos del devastador incendio acude al centro Fe del Valle Ramos, presidenta de la Federación de Mujeres Cubanas para rescatar el dinero recaudado entre los empleados para apoyar obras de la Revolución.

Ella pudo entrar pero las llamas impidieron su salida. El incendio se pudo controlar a la mañana siguiente. En fragmentos de paredes del edificio chamuscado quedaron intactos la bandera cubana de franjas blancas y azules, con el triángulo rojo y la estrella, también un elocuente cartel VENCEREMOS.

El saboteador fue detenido cuando intentaba abandonar el país clandestinamente y recibió el peso de la justicia revolucionaria.

Cincuenta años después, trabajadores y jubilados de la tienda EL Encanto, en la ciudad de Camagüey, rememoran los hechos históricos en un acto de reafirmación revolucionaria.

Fe del Valle fue una madre de dos niños y destacada trabajadora del comercio que pasó a engrosar la extensa lista de víctimas de las acciones promovidas por la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos como antesala al desembarco de una brigada mercenaria en Playa Girón, la cual fue derrotada en 72 horas. No importó el poderoso armamento de ese contingente, ni el apoyo aéreo y naval con que contaron.