sábado, 16 de abril de 2011

Emociones y recuerdos en el desfile por la victoria de Girón

Por José Gilberto Valdés
josegvaldes@gmail.com


Con la misma emoción de hace 35 años en la Plaza de la Revolución “José Martí” aprecié rejuvenecido en la memoria la revista militar y marcha del pueblo combatiente, que en fin es el pueblo uniformado, según sentenció el Comandante del Ejército Rebelde Camilo Cienfuegos en los albores de la libertad.

En diciembre de l976 tuve el honor de formar parte los dos batallones de combatientes internacionalistas que por primera vez desfiló en la amplia explanada frente al monumento a nuestro Héroe Nacional, en la capital del país. A finales de marzo integré las tropas cubana y angolana que llegaban hasta la frontera, tras desalojar a los invasores sudafricanos. El 27 en una avioneta de exploración había apreciado en la lejanía del verde horizonte una estela de polvo amarillento, que por su altitud y extensión no se correspondería a una manada de animales, y la asocié a columna de vehículos en marcha al sur. Por la coincidencia de fecha he especulado que fui testigo ocular de la retirada. Ese acontecimiento se calificó como el Girón Africano a los imperialistas yanquis (Fidel, discurso 19 abril 1976).

En octubre de 1976, ya de regreso en la Patria, me seleccionaron para el bloque de internacionalistas que desfilaría el 2 de diciembre. Era una sorpresa preparada para el Comandante en Jefe. Incluso se nos preparó sicológicamente para la entrada a la plaza…pero no fue suficiente. Nadie calculó la algarabía del pueblo y ver a Fidel, sonreír y aplaudir efusivamente. Pocos recordamos los consejos. Hasta un casco perdió la cabeza y rodó entre los pies de quienes trataban a toda costa de mantener el paso y porte militar. Fueron momentos de impresión para recordar como una escaramuza en la selva.

Hoy, 16 de abril, se celebra el aniversario 50 de uno de los hitos de las tradiciones combativas cubanas: la Victoria de Playa Girón sobre la brigada mercenaria organizada y armada por el imperialismo yanqui. Sigo el ritmo de los tambores con la punta de los pies, mientras se me juntan imágenes de la vivencia personal hace 35 años con las actuales que transmite la televisión. Vuelve a atraparme la marcialidad de los bloques de los centros militares y de las distintas fuerzas armadas, y sobre todo, de las Milicias de Tropas Territoriales.

Observé “cosas” nuevas que comenté con mis compañeros en la redacción, son los cambios en el armamento de infantería, los fusiles AK con las miras telescópicas “Vilma” –economía de cartuchos y puntería certera--, la artillería montada en vehículos blindados y camiones que facilitan la maniobrabilidad del poderoso armamento. Con poco entrenamiento de los artilleros los cañones fueron esenciales en Girón y, con mucha preparación, fueron determinantes en las misiones internacionalistas, ¿Cómo lo serán, ahora, luego de la modernización de esos medios de fuego en la industria mecánica nacional?.

Mostramos esta mañana el músculo armado de un pueblo, inspirado en victorias sobre las perennes amenazas del gobierno de los Estados Unidos, que desfiló como una masa compacta tras la revista militar precedido por una elocuente tela con la consigna repetitiva por generaciones de cubanos: LOS JÓVENES NO FALLAREMOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario