viernes, 27 de noviembre de 2009

TRINCHERAS DE IDEAS Y DE PIEDRAS

Por José Gilberto Valdés
valdes@tvcamaguey.icrt.cu

Desde que inicié mis pasos en el periodismo, hace 39 años, he tenido la costumbre de guardar papeles “excepcionales” en el ejercicio profesional. Aún, ahora en la era de la prensa digital, tengo disquetes y discos con un membrete en letras mayúsculas NO BORRAR…

Vuelven entonces los recuerdos, en medio de los trajines para difundir a través de la televisión y el hiperespacio el acontecer de estos días en que nuestro pueblo participa
activamente en el más importante
entrenamiento militar de los últimos
cinco años en Cuba.


Rebusqué en mi nada ordenado archivo personal, quien nadie se atreve a organizar so pena de una reprimenda en el más castizo español. Luego comentaba con mis colegas acerca de las viejas hojas pautadas del periódico ADELANTE que contenían un artículo escrito en ocasión del primer ejercicio Bastión, en el año 1980.

El hierro y el fuego nos han acompañado desde que decidimos gritar a los cuatro vientos nuestra condición de cubanos. Somos un pueblo forjado en el crisol de tradiciones de lucha. Cuando el mambí se batía con gallarda postura frente al opresor español, oculta en la sombra se perfilaba la intención de los vecinos del norte de apoderarse de Cuba, lo cual significaba tener posesión de la “llave del Golfo”, como parte de sus planes territoriales. En su vil empeño, el imperialismo yanqui se mostró hostil a las acciones independentistas en las desde 1868 y 1895, hasta truncar los sueños de libertad en 1898. Comenzaría así para nuestro pueblo la lucha por la supervivencia de soberanía hasta la gran victoria rebelde en enero de 1959…”

Nada ha cambiado, desde que escribí estos párrafos.

Durante cincuenta años, los gobernantes norteamericanos de turno no han cesado de organizar invasiones, fomentar bandas contrarrevolucionarias, proveer a saboteadores y desplegar campañas mediáticas. Ante el perenne estado de amenaza, los cubanos construimos las trincheras de ideas para difundir por el mundo nuestra verdad y las ventajas humanistas de nuestro proyecto social.

Pero es tal la agresividad de los yanquis que también ha sido necesario construir trincheras de piedras, como las de la Crisis de Octubre y otros estados de alerta y perfeccionar nuestro dispositivo de defensa hasta la concepción de la Guerra de Todo el Pueblo.

Desde el jueves 26 de noviembre y hasta el domingo, todos participamos en el más importante entrenamiento militar de los últimos cinco años en Cuba.

Este es el quinto Ejercicio Estratégico Bastión que llevamos a cabo y el propio tema previsto “Acciones del país y los territorios durante el período de crisis para enfrentar la agresión militar del enemigo a gran escala”, no da margen para las dudas de que han cambiado la esencia imperial.

La amenaza está vigente. Hacen falta las trincheras de ideas…y también las de piedras.