lunes, 26 de julio de 2010

FOTOS DE OTRO 26 DE JULIO DE VICTORIAS

Vuelven a sorprenderme las fotos de la celebración de otro Día de la Rebeldía Nacional. Rostros de veteranos combatientes de la Revolución coinciden con las imágenes de las nuevas generaciones, continuadores de las mismas ideas y luchas, actualizadas en estos tiempos

(fotos tomadas de Cubadebate)

Como Martí, los cubanos expresan déme Venezuela en que servirla



Por José Gilberto Valdés
valdés@tvcamaguey.icrt.cu

7.30 a.m. 26 de julio 2010. No ha muerto José Martí. Revive en la mente de más de 90 mil personas reunidas en el centro del archipiélago cubano, para conmemorar el aniversario 57 de los asaltos a los cuarteles Moncada, en la ciudad de Santiago de Cuba, y Carlos Manuel de Céspedes, en Bayamo, ambos en la región oriental de la isla grande. El acto por el Día de la Rebeldía Nacional es presidido por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, presidente de los Consejos de estado y de Ministros.
Martí está ahí junto a los representantes de la generación del centenario de su nacimiento, quienes en julio de 1953 constituyeron el detonador de la insurrección armada contra la dictadura de Fulgencio Batista y de los continuadores de la lucha que llevaron las fuerzas rebeldes hacia la victoria del primero de enero de 1959.
Está ahí, cuando aplausos y vítores de los reunidos en la Plaza del Complejo Escultórico Comandante Ernesto Che Guevara, de Santa Clara, expresan el orgullo de la recuperación de un martiano por excelencia, Fidel.
Está ahí el autor intelectual de la Revolución junto a los amigos venezolanos, pues este acto conmemorativo también se dedica al Libertador Simón Bolívar y al Bicentenario del inicio de las luchas por la independencia de Nuestra América. No es casualidad. Martí se consideraba discípulo de Bolívar, a quien llamara “Padre de pueblos” y se nutrió del pensamiento bolivariano porque “del Bravo a la Patagonia no hay más que un solo pueblo”. Hoy esa nación sudamericana es amenazada por un zarpazo del imperialismo yanqui y sus lamebotas acólitos, que crece por día en el horizonte.
En este minuto histórico, los cubanos seguidores de las ideas martianas ratifican el principio “Déme Venezuela en que servirla”
Bolívar y Martí están presentes para vencer y construir el futuro de nuestros pueblos

domingo, 25 de julio de 2010

MULTIPLICACIÓN DE LAS IDEAS DE LOS ASALTANTES AL CUARTEL MONCADA

Por José Gilberto Valdés
valdes@tvcamaguey.icrt.cu

Hace unas horas, en un programa de la televisión nacional cubana, uno de los sobrevivientes del asalto al cuartel Moncada, el 26 de julio de 1953, expresaba que las ideas de los hombres y mujeres que habían marchado a vencer o a morir en la madrugada de Santa Ana, se han multiplicado por cinco, por diez.
Esa sensación de espectadores y protagonistas la hemos vivido todos los habitantes de la nación antillana durante 57 años de revolución.
En el afrontamiento colectivo de las coyunturas históricas, junto a muchos amigos y frente a poderosos enemigos, hemos tenido la suerte de contar con un líder carismático e insustituible como Fidel y su extraordinaria convocatoria a avanzar mucho más en todos los sentidos y preocupaciones de la sociedad y también del mundo.
Fidel es la expresión humana del pensamiento de José Martí, Héroe Nacional de Cuba: Hay hombres dispuestos para guiar sin interés, para padecer por lo demás, para consumirse iluminando.
Solo por la lucha armada era posible derrocar a la tiranía de Fulgencio Batista, que había tomado el poder gubernamental por un golpe militar el 10 de marzo de 1952. Era la única forma de que los cubanos de buena fe nos despojáramos de la opresión neocolonial impuesta por el imperialismo yanqui, quien traicionó a las ideas independentistas y de consolidación de la nacionalidad cubana en el siglo 19.
El detonante para la insurrección fue concebido con el asalto a los cuarteles Moncada, en Santiago de Cuba y Céspedes, en Bayamo, en el oriente de la isla. Es válido insistir en la procedencia popular la composición del centenar y medio de los escogidos para la misión, pues solo media docena eran estudiantes, tres contadores profesionales y cuatro graduados universitarios.
La operación de los revolucionarios fracasó. El alegato de autodefensa presentado por el abogado Fidel en el juicio a los jóvenes sobrevivientes de la tortura y matanza que emprendieron los militares del régimen batistiano, es conocido como La historia me absolverá, pero en realidad es el programa de la Revolución.
Fidel denunció en esa oportunidad las calamidades que sufrían los cubanos:
. Los campesinos sufrían penurias, mientras que más de la mitad de las tierras estaban en manos extranjeras.
. Cuba era productora de materia prima. No había una industria desarrollada. Se exportaba azúcar para importar caramelos.
. El problema de la vivienda era grave. Se multiplicaban los bohíos, chozas, barracones y solares, sin las más elementales condiciones de higiene y salud. Los alquileres de la población urbana absorbían entre un quinto y un tercio de los ingresos monetarios.
. Un millón de analfabetos y otro millón de semianalfabetos. La educación pública era deprimente.
. La mortalidad infantil superior a 60 niños fallecidos por cada mil nacidos vivos.
. La esperanza de vida no rebasa los 55 años de edad.
. Cuba, con una población de cinco millones y medio de habitantes, tiene más desocupados que Francia e Italia con una población de más de cuarenta millones cada una.
La lucha no se detuvo. Cinco años después las masas populares derrocaban a la sangrienta dictadura batistiana y se imprimió un ritmo acelerado a las medidas para solucionar estas calamidades, frente al disgusto del gobierno de los Estados Unidos, el cual no ha cesado en la intención de poner zancadillas al proceso revolucionario, democrático y socialista.
Un hito trascendental en el proceso de cambios fueron las leyes de reforma agraria, que eliminaron el latifundio. Junto a ellas se aprobó la rebaja de los alquileres y los precios de las medicinas. Fueron nacionalizadas las empresas de la burguesía nacional y las propiedades extranjeras, fundamentalmente norteamericanas.
No solo se erradicó el analfabetismo, sino que se ha desarrollado un envidiable sistema de educación gratuita, desde la primaria a la universidad. El cuartel Moncada y otras instalaciones del ejército de la dictadura fueron convertidos en centros escolares. Entre los beneficios de la población sobresale la atención gratuita y abarcadora de la salud, que deriva referencia internacional y para los cuales se dedican cuantiosos recursos humanos, materiales y financieros. Tanto en temas de la educación como en la salud, los cubanos extienden su mano generosa a otros pueblos del llamado Tercer Mundo.
Así, año tras año, se han multiplicado las ideas que los heroicos patriotas que emprendieron la lucha por la dignidad y el prestigio de la perfectible sociedad socialista cubana.



"Fidel Castro, ¿líder insustituible?", http://biblioteca.filosofia.cu/

Vigencia en Cuba de las ideas contenidas en “La historia me absolverá” http://www.tiempo21.cu

lunes, 12 de julio de 2010

Fidel alerta sobre los acontecimientos en Medio Oriente y Corea del Norte



Los peligrosos acontecimientos que tienen lugar en el Oriente Medio son analizados por el líder de la Revolución Cubana Fidel Castro, en una Mesa Redonda Especial que inició a las 6:30 de la tarde de este lunes, y se trasmite por Cubavisión, Cubavisión Internacional, Radio Rebelde y Radio Habana Cuba.

En más de siete reflexiones anteriores, publicadas en el sitio digital CubaDebate, y reproducidas por los principales medios de la Isla, el líder revolucionario ha denunciado, con minuciosas observaciones y análisis, la inminente posibilidad de que se produzca una agresión militar contra Irán por parte de Estados Unidos e Israel, y las nefastas consecuencias que ello podría provocar, entre estas la posibilidad de una contienda nuclear mundial.

¡Picaaa... gallooo...!

Como un caguairán, uno de los árboles más fuertes de la Sierra Maestra. Espigado, vigoroso, como un gallo de pelea, con las plumas brillantes que es salud, según opinaba un viejo gallero de la familia, con largas y afiladas espuelas para enfrentar al enemigo.
Son las imágenes que se agolparon en la mente cuando escuché por la emisora Radio Reloj la noticia, poco después de las seis de la mañana: Fidel en la Mesa Redonda Especial, por radio y televisión cubanas, para aquí y para el mundo.
Tras la sorpresa en el hábito de ser madrugador, pasé la mañana y la tarde indagando sobre el tema. Pude encontrar poco más del anuncio de que reaparecería en la pequeña pantalla para argumentar, de primera mano, los peligrosos acontecimientos que tienen lugar en el Oriente Medio.
Sin embargo, a este acontecimiento que ocurrirá dentro de unos minutos -escribo estas líneas a las 5 y 15 p.m. hora local – le han antecedido varias “Reflexiones del compañero Fidel” que han alertado al mundo acerca de la carrera hacia un conflicto bélico de imprevisibles resultados.
También, hace unos días, tuve la oportunidad de leer un artículo del colega Ernesto Pantaleón, titulado “El lujo de otra guerra”. De ese material periodístico me apropio, con la adecuada consulta ética, de unos párrafos para invitarlos a pensar sobre los peligros pasos que da un estado aspirante a gendarme mundial.
Una comentarista radial norteamericana resumía su trabajo periodístico de la siguiente manera: “No podemos permitirnos el lujo de una nueva guerra”, y señalaba que en lugar de financiar campañas bélicas debían destinarse fondos a “apuntalar nuestras calles, nuestras escuelas, nuestras ciudades…”
Y no es para menos: los gobiernos más guerreristas del orbe, si contamos las últimas administraciones yanquis, han invertido y siguen invirtiendo cientos de miles de millones de dólares en los conflictos con Irak y Afganistán, y ahora Obama se apresta a iniciar una escalada militar en Irán.
Mientras… los estadounidenses sufren recortes en los presupuestos de asistencia social, aumentan los impuestos, se cierran fuentes de empleo y se pierden más hijos, hermanos, esposos o padres, muertos por acciones de la resistencia en las naciones ocupadas.
Se extienden por años los enfrentamientos y no se vislumbra salida, al menos una salida airosa para los “chicos del tío Sam”.
No esta lejos de la reciente reflexión del compañero Fidel, (Julio 11 de 2010
8 y 14 p.m.)
“Hoy todo pende de un tenue hilo.
Mi propósito principal fue advertir a la opinión pública internacional de lo que estaba ocurriendo.
Lo he logrado en parte observando lo que sucedía, como dirigente político que fui durante largos años enfrentando al imperio, sus bloqueos y sus incalificables crímenes. Más, no lo hago por venganza.
No vacilo en correr los riesgos de comprometer mi modesta autoridad moral.
Seguiré escribiendo Reflexiones sobre el tema. Serán varias más después de esta para seguir profundizando en julio y agosto, salvo que ocurra algún incidente que ponga a funcionar las mortíferas armas que hoy se apuntan unas a otras.”
Cuando se acerca el momento de la mesa redonda, rememoro la exclamación del viejo gallero de la familia, con el rostro enrojecido, las venas hinchadas, y fuerza en las palabras:
¡Picaaaa gallooooo¡

sábado, 3 de julio de 2010

La lucha por la integridad física de todos


Entre las variadas razones que cualifican la dignidad de la Revolución Cubana es el respeto a la integridad física de los contrarios. Es una enseñanza que nació en el Ejército Rebelde y perdura. La historia recoge acontecimientos como el ataque al cuartel Uvero, en la costa sureña de la entonces provincia de Oriente. Tras casi tres horas de combate, la tropa de la tiranía de Fulgencio Batista tuvieron 19 heridos, 14 muertos, 14 prisioneros más seis que se escaparon. Por su parte los revolucionarios registraron 14 compañeros fuera de combate, de ellos seis bajas sensibles. En esta victoria política y moral, el argentino Ernesto Che Guevara tuvo su rencuentro con la profesión de médico al atender por igual y con los pocos recursos que se contaba tanto a los combatientes rebeldes heridos como a los soldados del régimen.Tal proceder se reiteró, posteriormente, en la lucha contra bandidos alzados en la serranía del Escambray y otras zonas del pais, en el rechazo a la invasión mercenaria por Playa Girón (Bahía de Cochinos). Fui testigo, mas de una vez, del tratamiento preferencial y dedicado de nuestros medicos internacionalistas a los heridos de la parte contraria tanto en Angola, como en Etiopía.
La maquinaria de propaganda imperialista, con todos los perfiles mentirosos, manipuladores, truculentos, y fraudulentos, no pueden tapar con un dedo el sol. En Cuba no se maltrata al adversario.
Hoy el periodico Granma difunde una elocuente entrevista de la colega Daisy Francis Mexidor, con la que he tenido el gusto de compartir tareas periodísticas y recolucionarias, en la cual se puntualiza cada una de las palabras de este comentario.


Luchar por la vida es nuestro deber

Entrevista al doctor Armando Caballero, jefe de los Servicios de Terapia Intensiva del Hospital Universitario Arnaldo Milián Castro, de Santa Clara. Consideraciones sobre el estado de salud del paciente Guillermo Fariñas

Deisy Francis Mexidor
Francis_mexidor@granma.cip.cu

Ciencia, humanismo, profesionalidad y los más avanzados y costosos tratamientos se han empleado en la lucha por salvarle la vida al paciente Guillermo Fariñas. Ciencia, porque se le han aplicado los últimos adelantos para atender su caso; humanismo y profesionalidad, porque recibe los servicios de prestigiosos especialistas, quienes enarbolan la máxima de que luchar por la salud del ser humano es lo primero; y los más avanzados y costosos tratamientos, porque el Estado cubano no ha escatimado esfuerzos por garantizarle a esta persona los medicamentos necesarios de última generación, que se emplean en los más reconocidos centros asistenciales, muchos de los cuales son adquiridos en el exterior.
Fariñas fue ingresado el 11 de marzo en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Universitario Arnaldo Milián Castro, en la ciudad de Santa Clara. Desde hace más de 120 días inició un ayuno voluntario que pone hoy en peligro su vida.
Interesados en su actual estado de salud nos dirigimos a la institución asistencial ubicada en la central provincia cubana y conversamos con el doctor Armando Caballero, jefe de los Servicios de Terapia Intensiva del hospital.
La primera interrogante que le hicimos al especialista de Segundo Grado y fundador de esa unidad asistencial, es que nos explicara desde su experiencia cómo es posible que esta persona, transcurridos cuatro meses en ayuno aún sobreviva.
"Es la pregunta que se hace todo el mundo —expresó—, realmente una persona sin ingerir alimentos por vía alguna no puede sobrevivir tanto tiempo, pero este no es el caso de Fariñas".
Explicó el doctor Caballero que "este paciente se niega voluntariamente a comer por vía oral. Lleva 125 días en esta situación, pues estuvo dos semanas en su casa durante las cuales dice que no ingirió alimentos antes de ser internado en nuestro servicio, donde lleva 110 días. Lo recibimos con cierto deterioro físico y por esa razón fue internado. Él aceptó, estaba consciente de que le aplicáramos nutrientes, alimentación por vía parenteral, o sea, por las venas.
El paciente está recibiendo aminoácidos que conforman las proteínas que todo el organismo necesita, también se le provee de lípidos, vitaminas y minerales, "todo lo que requiere una dieta balanceada para cualquier ser humano", señaló el galeno y acotó: "A tal extremo que Fariñas llegó a nuestra sala con 63 kilos de peso y en la actualidad está oscilando entre los 67 y 69 kilos. Ha aumentado su peso corporal durante su ingreso y ha sido precisamente por la alimentación parenteral que está recibiendo".
¿Cuán comprometida está la salud del paciente en este momento?
Para hacer la alimentación por vía parenteral se requiere que algunos nutrientes que tienen una alta osmolaridad (peso molecular) pasen por vías centrales del organismo humano. Es decir que se requiere cateterizar venas importantes de la parte superior del cuerpo como son las subclavias y las yugulares internas, lo que tiene sus peligros y complicaciones, particularmente cuando por esos catéteres parenterales van alimentos hiperosmolares, tales como aminoácidos y dextrosa hipertónica.
En tales casos, los riesgos de infecciones en la sangre aumentan en los pacientes que tienen de forma prolongada ese tipo de alimentación, quienes son propensos a contaminarse e infectarse con bacterias o con hongos, incluso pueden contraer otras complicaciones como la que ahora ha desarrollado este paciente.
Pero esas complicaciones ¿Tienen que ver con los procederes médicos o con la atención que ha recibido?
En lo absoluto. Esas complicaciones son comunes en los pacientes sometidos a una alimentación de esta naturaleza.
Por ejemplo, a Fariñas en los 110 días que lleva en nuestra sala hemos tenido necesidad de cambiarle el catéter diez veces. Durante su ayuno de 251 días en el 2006 —cuando también estuvo ingresado en este servicio— hubo que pasarle 37 catéteres. Yo llevo 37 años trabajando en terapia intensiva y jamás atendí a un paciente al que se le haya aplicado tantas veces este proceder.
A este caso le hemos combatido cuatro infecciones que se detectaron a tiempo y se resolvieron con los medicamentos adecuados cuando se trata de estafilococos áureos que se desarrollan en la sangre. El germen en cada ocasión fue aislado de forma inmediata y combatido eficazmente por los antibióticos y medidas específicas.
Desde el pasado fin de semana el paciente ha hecho otra complicación, que no es solo una infección, es un poco más seria. En esta ocasión hizo una tromboflebitis del componente yugulo-subclavio en las venas del cuello. Ese trombo tiene un gran peligro, pues puede desprenderse e ir directo al corazón y de ahí a los pulmones, y provocar un tromboembolismo pulmonar que puede matar a una persona.
Ese inconveniente se ve con relativa frecuencia en los hospitales y es una de las causas de muerte súbita, cuando los trombos son grandes, pero también puede no desprenderse y ser disuelto con el tratamiento que estamos aplicando de anticoagulantes y antibióticos. En esta oportunidad también hemos logrado aislar el germen que provocó esa flebitis de venas centrales, que en este caso se asocia a la presencia de un trombo venoso en el segmento yugulo-subclavio.
Desde el domingo hasta hoy hemos visto una discreta mejoría, aunque no podemos afirmar que se descarte una complicación más seria. Nadie lo puede saber, ni aquí ni en ninguna parte del mundo, si ese trombo se desprenderá o no.
Disponemos para esto de todos los medicamentos necesarios; además, cuando el sábado pasado detectamos esta complicación del paciente discutimos colectivamente el diagnóstico y tratamiento, y confirmamos la patología con tecnología de punta.
¿Son estos los límites de la medicina en la lucha por la vida de este paciente?
Estamos en los límites, sobre todo ahora; un tema que hemos hablado mucho con él —con quien tenemos buenas relaciones médico-paciente— es que abandone su ayuno voluntario y comience a alimentarse para poder recibir las energías que necesita por las fiebres presentes a causa de esta infección.
Estamos casi imposibilitados de alimentarlo por otro catéter, porque podrían aparecer otras complicaciones, cuando ya hay una en curso. Ingerir alimentos en su caso es un elemento importante en la lucha por la vida.
¿Cuáles son los efectos que podría causar esta conducta de Fariñas?
Consideramos que podría ser un empeoramiento de su cuadro, particularmente nutricional, el cual hasta este momento lo hemos mantenido bastante estable pese a su negación de ingerir alimentos por vía oral.
¿Y si decidiera comer?
El paciente está perfectamente preparado para la ingestión de alimentos. No hay ninguna contraindicación al respecto. Solamente su deseo puede ser un factor médico importante en la solución de su problema de salud.
¿Qué establecen las normas médicas ante la actitud de un paciente que ha decidido no ingerir alimentos?
Como ya dije anteriormente, en mis 37 años en terapia intensiva he visto casi 20 mil pacientes, pero Fariñas es el único que he atendido en dos ocasiones porque se ha negado voluntariamente a ingerir alimentos oralmente de forma prolongada. Eso no es habitual. He visto muchos casos en este servicio, incluso he sido el médico de personas que han hecho intentos suicidas por determinadas razones y al final la mayoría quiere la vida. Eso es lo que los médicos de esta sala le estamos pidiendo a Fariñas: que contribuya a la lucha por su vida.
Respondiendo la pregunta, no existen normas, solo es la ética médica lo que vale. Uno de sus principios fundamentales es el de la autonomía, que establece no aplicar algún proceder a un paciente sin su consentimiento. Eso lo respetamos mucho.
Fariñas es un paciente que está consciente, orientado, en pleno uso de sus facultades mentales y por tanto está en su derecho de aceptar o no, por propia voluntad, la ejecución de cualquier acto médico. Es, a mi criterio, un mal derecho que tiene la gente a matarse. Yo le he dicho a Fariñas que tiene una conducta que atenta contra su integridad física.
Somos médicos para salvar vidas; sin embargo, la norma ante un caso como este es respetar la voluntad de los pacientes. No podemos luchar contra esa voluntad, a menos que éste se encuentre inconsciente y sea aprobado por sus familiares allegados.
¿Explicaría usted más detalles sobre la atención que está recibiendo Guillermo Fariñas?
Esta persona, como todos nuestros pacientes, es privilegiado. Dispone de un acompañante las 24 horas. Tiene un televisor donde ve el mundial de fútbol y lo que le gusta; además, cuenta con un teléfono directo, al igual que el resto de los ingresados en la sala. Fuera del contexto médico, esas facilidades son importantes para la espiritualidad del enfermo.
La terapia intensiva es cara en el mundo. Fariñas, como todos los cubanos que necesitan de este servicio, no paga un centavo, gracias a nuestro sistema sanitario.
Yo he tenido la oportunidad de trabajar en el extranjero, en países subdesarrollados y en naciones del primer mundo. En Francia estuve un año y medio y pude observar lo costoso que resulta la atención de una persona ingresada en cuidados intensivos. Cuesta muy caro mantenerlo.
¿Y en cuanto a calificación médica, los equipos que se disponen, los exámenes adicionales que se le han practicado?
Ahora en el tratamiento médico tiene a su disposición a todo el equipo de terapia intensiva. Son diez médicos especialistas, de los cuales la mitad son de Segundo Grado en Medicina Intensiva y Emergencia. Todos ellos trabajan con Fariñas. Día por día se discute colectivamente el caso de este paciente, cómo evoluciona, qué hacer, si falta algo para buscarlo¼
Usted ha dicho algo que me interesaría resaltar: "si falta algo para buscarlo". Pregunto: ¿buscarlo dónde? ¿aquí? ¿en el exterior?
Aquí y en otros países. Se han comprado medicamentos para este y para otros casos, porque muchos de los medicamentos tenemos que adquirirlos en el exterior.
Por ejemplo, todos los nutrientes parenterales de Fariñas que son aminoácidos, lípidos, vitaminas y oligoelementos vienen de Europa y eso lo compra Cuba, no solo para el caso en cuestión, sino para otros cubanos que lo necesitan; sin embargo, el único que lo precisa porque no quiere comer, es Fariñas.
¿Tiene idea de los costos al país por el tratamiento de este paciente?
Comparar los costos de Cuba con otros lugares es casi imposible. La medicina cubana es, quizás, la más barata del mundo y tal vez una de las más eficientes, porque aquí no se lucra con la medicina.
De lo que sí doy fe es que un día en una unidad de cuidados intensivos, en cualquier país del primer mundo, no baja de mil 300 dólares, sin contar los medicamentos y exámenes complementarios, y estamos hablando en este caso de 110 días y más de 300 pruebas de laboratorio.
Por ejemplo, nosotros le hacemos a este paciente el control de la glicemia. Hasta hoy le hemos realizado 96, casi uno diario.
Ya le tratamos cuatro infecciones vasculares bacterianas graves que han requerido antibióticos como vancomicina, ciprofloxacina, gentamicina y rocephin; le hemos practicado 66 ionogramas para medir los electrolitos en sangre y corregir cualquier alteración; le calculamos casi a diario la urea de 24 horas para evaluar el gasto nitrogenado de su organismo y garantizar un balance adecuado.
Constantemente hemos monitoreado su sistema para evitar cualquier tipo de alteración; es lo que nos ha permitido que el estado de Fariñas, después de 125 días, se mantenga nutricionalmente bastante aceptable, pero siempre con peligro, porque eso como quiera que sea resulta antifisiológico, lo ideal sería comer.
A esta persona se le han efectuado electrocardiogramas, radiografías, ultrasonidos, tomografías multicortes. Hemos estudiado todo lo que ha sido necesario.
Comentó que la relación médico-paciente ha sido buena. ¿Cómo evalúa el vínculo médico-familia?
He conversado con la madre, la esposa y un tío, así como otras amistades. Hay una buena comunicación medico-paciente, que logra todo menos que coma, una petición casi constante que le estamos haciendo.
En resumen, yo creo que la relación que han tenido Fariñas y su familia con el equipo médico y de enfermeras de nuestro servicio es adecuada. En el tiempo que lleva ahí no he recibido la más mínima queja de la atención que se le brinda. Todo lo contrario, él siempre habla de la profesionalidad del personal que lo atiende, de la calidad de los médicos¼ incluso, dice que no quiere irse para ninguna parte —pese a que le han hecho, según refiere— propuestas para llevarlo al extranjero. Sin embargo, afirma que no se va porque aquí está la gente que le ha salvado la vida. Él confía en nuestra medicina.
¿Cómo evalúa la situación actual de Guillermo Fariñas?
Hoy el paciente tiene un peligro potencial de muerte, porque depende de la evolución de ese trombo que tiene alojado en el confluente yugulo subclavio izquierdo, el cual se está tratando adecuadamente. Ojalá desaparezca, se convertiría en una complicación más resuelta por nuestro equipo de médicos y enfermeras, lo que continuaremos haciendo para preservarle su vida.