martes, 23 de septiembre de 2014

ES NECESARIO PONER FRENO A LA ESCLAVITUD DEL SIGLO XXI.

Cada 23 de septiembre se rememora, con mayor énfasis que en resto de los días, la horrorosa cifra de cuatro millones de mujeres y niñas que cada año son vendidas como esclavas. Este es un fenómeno social que no se concibe, pero existe en pleno siglo XXI.

Las reflexiones sobre la trata de personas  tuvieron un punto culminante en enero de 1999, cuando alrededor de 400 delegadas de Asia, África, Europa, Latinoamérica y Norteamérica,  coincidieron en Bangladesh y acordaron la denominación del Día Internacional en contra de la Explotación y Tráfico de Mujeres y Niños
Se adoptó la conmemoración de la fecha el  23 de septiembre en reconocimiento a la Ley Palacios,  cuyo autor fue el Dr. Alfredo Palacios, aprobada desde 1913 en Argentina y es la primera ley en América que protege a las víctimas de explotación sexual, combate el flagelo y penaliza a los responsables.
Si bien la trata de mujeres y niños es más conocida en Asia y Europa Oriental, ha aumentado significativamente en América Latina producto de la pobreza, desigualdades, guerras, discriminación y violencia intrafamiliar, problemas que orillan a la mujer en la búsqueda de oportunidades.
En Cuba, donde la mujer disfruta de todos los derechos y de la igualdad social, se enfrenta severamente esta práctica denigrante con sanciones severas, de hasta 30 años de privación de libertad, para el Proxenetismo y la Trata de Personas y  también es penado rigurosamente el delito de ultraje sexual, que incluye el acoso sexual.
Por otro lado, quedó excluida toda referencia expresa en el Código a la discriminación por razón de la orientación sexual; se modificó la sanción a la corrupción de menores y aumentó el marco sancionador, incluso hasta la pena de muerte; y se introdujo el delito de venta y tráfico de menores.
El Estado Revolucionario, todas las organizaciones de masas y sociales, no escatiman esfuerzos por ver en nuestros campos y ciudades mujeres sonrientes, saludables, en pleno disfrute de sus derechos, soberanas, participativas  en una sociedad de todos y para el bien de todos.


 (Con información de noticulturaleshoy.blogspot.com y http://www.radioenciclopedia.cu)

No hay comentarios:

Publicar un comentario