domingo, 27 de octubre de 2013

CAMILO, SÍMBOLO DE LEALTAD A LA REVOLUCIÓN CUBANA

Por José Gilberto Valdés
 
Las generaciones actuales recuerdan al Comandante
Camilo Cienfuegos como la figura legendaria de la tropa del Ejército Rebelde que trajo la libertad a los cubanos en enero de 1959. Su legado se resume en la enseñanza de lealtad a la Revolución.
 
Muchos camagüeyanos que tenemos más de sesenta años de edad, retenemos  los recuerdos de las muestras de admiración del pueblo aquel Primero de Mayo de 1959, cuando Camilo, con solo 27 años de edad, desfiló montado a caballo – con sombrero de guano y fusil-  por las principales calles de la ciudad, y luego presidió la primera celebración como hombres y mujeres libres del Día de los Trabajadores.

Ante la multitud reunida  en el Casino Campestre, mayor parque urbano del país,  expresó un mensaje para todos los tiempos: “Esta unidad que vemos a diario en nuestra Patria, hay que mantenerla a toda costa. Todos los obreros deben unirse cada día más". 

Cada octubre queremos reconstruir la imagen del brillante guerrillero  a partir de fotos de la época, las vivencias y reseñas históricas, además de las anécdotas de quienes compartieron la amistad del joven emprendedor,  y del rebelde de proezas extraordinarias en la lucha armada contra la tiranía.

Los pobladores de la capital de la provincia, en la región centro oriental de la Isla, preservan de generación a generación,  los recuerdos de la proeza extraordinaria del popular héroe que convirtieron a los sucesos del 21 octubre de l959  en una de las históricas páginas del respaldo  a la triunfante Revolución.

Cerca de las 7 de la mañana, el Comandante Camilo Cienfuegos irrumpe con su prestigio y moral en el cuartel  “Agramonte”,  para detener la conjura divisionista  del jefe militar Hubert Matos, que ponía obstáculos a la implantación de las leyes revolucionarias en la provincia.

 Más tarde, acompaña a Fidel y  una multitud de 300 mil camagüeyanos  quienes en marcha de pueblo combatiente se dirigieron a esa fortaleza militar, donde el máximo líder de la Revolución denunció los propósitos del traidor.

Los días siguientes Camilo se dedica a la reorganización de las fuerzas del Ejercito Rebelde y el Gobierno de la provincia, a la vez que mantiene sus tareas como Jefe del Estado Mayor del Ejército Rebelde, por lo que realiza constantes viajes a La Habana.

En la tarde del 28 de octubre, desde el aeropuerto de la ciudad de Camagüey,  viaja  en una
avioneta con destino La Habana, pero en realidad emprendió un vuelo hacia la eternidad el  legendario guerrillero que se convirtió en la imagen de un pueblo. 

Días antes, había dicho: "…Esta Revolución es humanista, verde olivo, y tan cubana como las palmas (…) si la solución de los problemas del pueblo, si la garantía del futuro fuera el comunismo, pues entonces yo seré comunista".

Cada aniversario de su desaparición física,  generaciones  de cubanos  agradecemos con el lanzamiento de una flor al mar o a los ríos, sus enseñanzas de lealtad a la Revolución Cubana.
http://www.nnc.cubaweb.cu/historia/historia36.htm 
http://www.ain.cu/2010/octubre/28edcamilo.htm
http://www.cubadebate.cu/libros-libres/2009/10/28/camilo-cienfuegos-el-hombre-mil-anecdotas-guillermo/

No hay comentarios:

Publicar un comentario