martes, 29 de octubre de 2013

Un conjunto escultórico para Camilo

 
Por José Gilberto Valdés
Como una evocación permanente al Comandante  Camilo Cienfuegos quedó inaugurado un complejo escultórico en la ciudad de Camaguey, capital de la provincia del mismo nombre, ubicada en la región centro oriental de la Isla de Cuba.
La obra es la primera levantada públicamente  en Cuba a la memoria del destacado jefe guerrillero,  y estuvo a cargo del artista de la plástica José Villa Soberón, Premio Nacional 2008, y autor de conocidas esculturas situadas en La Habana como las de Ernest Hemingway, John Lennon y el Caballero de París.
En los talleres de la Planta Mecánica se construyeron las estructuras de acero que forman cuatro estrellas en ascenso y entre ellas aparecerán tres imágenes figurativas del comandante rebelde, y la inscripción de la histórica frase del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz cuando dijo: “en el pueblo hay muchos Camilos”.
Según reportó la Agencia de Información Nacional, el director de la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey, José Rodríguez explicó que esta obra no tendrá carácter figurativo y será una evocación al Héroe de Yaguajay.
En apenas una quincena, trabajadores de la construcción y otras empresas y crearon un espejo de agua y otras condiciones para instalar el complejo escultórico en la rotonda de la intersección de la avenida Finlay, que enlaza la ciudad con el aeropuerto internacional “Ignacio Agramonte”, y la Circunvalación Norte.
Camilo Cienfuegos es reconocido como el Señor de la Vanguardia por la valentía y el arrojo demostrado durante los combates en la oriental Sierra Maestra, bastión del Ejército Rebelde, y luego cuando condujo a una columna invasora  hacia la entrada triunfante en la Habana el primer día de enero de 1959, para poner fin a la tiranía de Fulgencio Batista.
La  figura legendaria del comandante guerrillero está presente en el sentimiento de los camagüeyanos, sobre todo, por la valerosa acción del 21 de octubre de 1959  cuando desmanteló, sin un solo disparo,   la conspiración  divisionista  del jefe militar Hubert Matos, que ponía obstáculos a la implantación de las leyes revolucionarias en la provincia.
Como parte del quehacer en su condición de Jefe del Estado Mayor del Ejército Rebelde, tiene que viajar varias veces a La Habana. El 28 de octubre Camilo partió en una avioneta desde esta ciudad hacia la capital del país. El vuelo no llegó a su destino. A sólo diez meses del triunfo de la Revolución cubana, desaparecía físicamente uno de sus principales dirigentes, pero quedó su ejemplo de lealtad a Fidel y al pueblo cubano

No hay comentarios:

Publicar un comentario