jueves, 10 de octubre de 2013

DE ESCLAVOS A HERMANOS EN LA LUCHA ARMADA


Por José Gilberto Valdés
http://el-lugareno.blogspot.com/
Varias referencias de estudiosos de la historia, permiten suponer lo ocurrido aquel sábado 10 de octubre de 1868, en el ingenio La Demajagua, que por entonces vivía años de prosperidad en los campos cañeros y  la producción azucarera.
La hacienda estaba enclavada en la jurisdicción de Manzanillo, en la región oriental de la Isla de Cuba, y pertenecía a la familia del abogado Carlos Manuel de Céspedes.
A media mañana, la campana repicó para un llamado distinto. Una veintena de hombres y mujeres negros salían del barracón. Con su pausado andar  se dirigen al centro del batey. Puede ser que sus rostros mostraran expresiones de  asombro, sobre todo cuando se unen a centenares de hacendados, campesinos asalariados  y ex -esclavos que horas antes, a caballo y a pie, habían acudido al lugar.
En modo alguno, se imaginaban que también serían protagonistas junto a esas personas de piel blanca de un giro en la historia de la nación cubana.
Desde hacía años, esos hombres y mujeres habían forjado sus voluntades en el pensamiento del criollo, hijo de la tierra y organizaban una conspiración para la independencia de la isla antillana del férreo yugo español.
 Descubierto el movimiento revolucionario y,  tras conocer la orden de arresto de los implicados, se había adelantado la fecha del alzamiento en armas.
En las primeras palabras a los congregados, bajo un sol brillante que alumbró el primer día de independencia, el líder Céspedes se dirigió primero hacia la gente de color oscuro:
"Ciudadanos, hasta este momento habéis sido esclavos míos. Desde ahora, sois tan libres como yo. Cuba necesita de todos sus hijos para conquistar la independencia!"(…)"Los que me quieran seguir que me sigan; los que se quieran quedar que se queden, todos seguirán tan libres como los demás".
La abolición de la esclavitud fue consignada meses después, el 10 de abril de 1869, en el artículo 24 de la Constitución de Guáimaro fue plasmado el principio "Todos los habitantes de la República son enteramente libres".
 En la epopeya independentista iniciada hace 145 años, miles de negros esclavos  o libres y representantes de otras naciones formaron parte de las tropas mambisas (insurrectos cubanos). También los hombres y mujeres de color oscuro lo hicieron en la gesta emprendida en 1895 y, más adelante en la historia patria, formaron parte de las fuerzas rebeldes que triunfaron en enero de 1959, desde entonces si fuimos una ¡Cuba libre!.

http://www.granma.cubaweb.cu/2013/10/10/nacional/artic10.html
http://www.radiohc.cu/especiales/exclusivas/1514-10-de-octubre-de-1868-primer-grito-independentista-cubano

1 comentario:

  1. celebremos siempre la libertad, en cada rincón de la patria que nos cobija o donde sea, la única forma de vivir, aunque existan esclavitudes en otras formas, a saber en el mundo.

    ResponderEliminar