jueves, 1 de enero de 2015

Y estamos aquí, siempre de pie, nunca de rodillas




Por José Gilberto Valdés

Caricatura política de Nuez en 1959
El año 56 de la Revolución triunfante ha concluido. Estamos aquí, en otro amanecer cubano, con los deseos de sortear cualquier viento o marea en contra y seguir montado en esta nave de todos y para bien de todos.

No estoy solo en mis pensamientos. Hago muy propia la afirmación de que “ESPERANZA es un  término clave si se habla de la Revolución Cubana”, consumada en un sondeo del diario de la juventud cubana en los días finales del 2014.


Cada nuevo año es un reto para los cubanos en el avistamiento de la luz en el camino. Así ha sido durante décadas, desde la alborada de enero de 1959, cuando Fidel en medio de la alegría del triunfo rebelde conminó a hacer revolución en un camino nada fácil. Hemos vencido innumerables obstáculos y estamos aquí, siempre de pie, nunca de rodillas.

Fui testigo del momento histórico con apenas nueve años de edad, pero con el gozo de ver la alegría en el rostro de los mayores de la familia y vecinos, entre besos, abrazos y banderas cubanas y pocas entonces de colores rojo y negro, cuyo significado comprendimos después.

Vale la pena sumarse, a las ideas de las nuevas generaciones, en los nuevos combates para hacer realidad “el anhelo por que la economía de la Isla mejore, pues de esa suerte dependen los proyectos futuros de la agenda individual y colectiva”.

Como un enjambre trabajaremos en el presente 2015, sin deponer las banderas del socialismo, dueños de los fundamentales medios de producción, para crecer en un 4 por ciento el valor monetario del Producto Interno Bruto. El presidente cubano Raúl Castro que es una meta alcanzable pues se dispone de un mejor aseguramiento financiero que el año recién concluido.

No cabe duda, que a pesar los augurios y buenos deseos de amigos, llevaremos a cabo ese objetivo en medio de los efectos de la crisis económica global y del bloqueo norteamericano, en vigor desde principios de 1960, que se mantiene en pie, generando innegables obstáculos al desarrollo de nuestra economía, pero no nos ha puesto de rodillas.

Durante el año que acaba de iniciar, Cuba continuará mostrando sus magníficas posibilidades de desarrollo económico y social al mundo. Con la voluntad de todos superaremos cualquier adversidad y  como también piensan nuestros jóvenes con el anhelo por que la economía de la Isla mejore, pues de esa suerte dependen los proyectos futuros de la agenda individual y colectiva”.

(Citas en negritas  tomadas de Si no creyera en la esperanza… www.juventudrebelde.cu)

No hay comentarios:

Publicar un comentario