sábado, 3 de enero de 2015

TE DESEO MUCHA SALUD EN EL 2015




Por José Gilberto Valdés

Los cubanos desean al prójimo, primordialmente, mucha salud en el año 2015. Mucha felicidad es por lo general el segundo augurio cara a cara, por teléfono, en Facebook o correos electrónicos.

¿No le pasó a usted querido internauta?

En las noticias en las primeras horas de enero se perciben realidades de esos anhelos. Los medios de comunicación nacionales anuncian que la tasa de mortalidad infantil fue de 4,2 niños fallecidos por cada mil nacidos vivos, para reiterar la cifra más baja en la historia de este país y similar a los resultados en naciones del llamado primer mundo.

Y siempre estuvo allí, coleando, el dinosaurio del bloqueo económico y financiero de los Estados Unidos, obstruyendo el paso.

Sin embargo, avanzamos y continuaremos la marcha ascendente en los programas Materno Infantil y del Médico y la Enfermera de la Familia, que abarca a todos los barrios y las comunidades rurales.


A este trascendental logro no son ajenos los hombres y mujeres de la provincia de Camagüey, en la región oriental de la mayor isla de Las Antillas, quienes muestran el dato preliminar de 4,7 en este indicador de salud, puntualmente inferior al del año 2013.

En materia de salud pública, hombres y mujeres de este territorio sudaron la gota gorda durante los doce meses anteriores en tareas de reparación capital y rehabilitación de los principales hospitales universitarios “Manuel Ascunce Domenech” y “Amalia Simoni”, al igual que el materno “Ana Betancourt” y decenas de instalaciones de la atención primaria.

Aunque no presagio el ingreso de alguna persona a esas remodeladas instituciones, me satisface conocer que dispondrían  de excelentes y bien preparados doctores y personal paramédico, quienes poseen el sello profesional que los hace trascender a los trabajadores de la salud cubanos en el mundo entero.

Los deseos de mucha salud también tienen en cuenta a aquellos adultos mayores, que son una proporción de 18 por cada 100 cubanos. El enfrentamiento al desafío demográfico está bien pensado y puede ser perfectible. El Gobierno Revolucionario prioriza la atención integral y ampliación de las Casas de Abuelos y los Hogares de Ancianos en todo el país.

No serán almacenes de viejos.  Se trata de mejorías en una estancia apacible, entretenida a sus intereses, con la alimentación adecuada y servicios médicos para la rehabilitación biológica, psicológica y social. En fin, hacer realidad el pensamiento de José Martí de No hay cosa más bella que amar a los ancianos; el respeto es un dulcísimo placer… Los ancianos son los patriarcas.

Entre los beneficios para todos los hombres y mujeres de esta nación caribeña -sin distinción de edad, diversidad étnica o credo- tienen una base sólida en el Presupuesto del Estado para el año 2015, en el que se designa el 29 por ciento de los gastos corrientes a la Salud Pública. Por tal razón, son acertados los augurios de salud y felicidad en las salutaciones de año nuevo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario