martes, 2 de diciembre de 2014

Otro año de victorias para las Fuerzas Armadas Revolucionarias



 
Por María del Carmen Fuentes
Desde que estamos en la escuela primaria podemos imaginarnos el yate Granma navegando en busca de la libertad. Es inspiración para dibujos, representaciones teatrales, poemas…porque la valentía de aquellos jóvenes se engrandece ante los ojos de cualquier infante. En los libros de lectura o de historia  leemos de las vicisitudes de ese trayecto tortuoso que definitivamente llegó a su destino y  que marcó aquel 2 de diciembre de 1956, el nacimiento del Ejército Rebelde.
 El desembarco de los 82 expedicionarios del yate Granma en la costa sur de la entonces provincia cubana de Oriente fue la génesis de la fuerza protagonista decisiva de la guerra de liberación nacional que condujo a la victoria revolucionaria del primero de enero de 1959. Por esta razón, en esa fecha se celebra cada año el Día de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

En la década del 50 la situación económica, política y social del país era cada vez más insoportable. En 1952, el tirano Batista, ante las posibilidades de un triunfo popular en las elecciones de ese año, da un golpe de Estado y establece una criminal dictadura apoyada totalmente por el gobierno de Estados Unidos, esto viene a agravar los males que ya padecía la nación.
Fidel Castro Ruz, asumiendo como líder de la llamada Generación del Centenario en homenaje al natalicio de José Martí, preparó y organizó a un numeroso grupo de jóvenes que asaltó al Cuartel Moncada, en la ciudad de Santiago de Cuba, el 26 de julio de 1953. Esta acción fracasó por diversos factores tácticos fortuitos, pero señaló el verdadero camino de la revolución y trazó un programa de liberación nacional.


Tras varios meses de cárcel, Fidel y sus compañeros sobrevivientes de la acción del Moncada fueron liberados como resultado de la amnistía decretada por el régimen ante la presión popular. Marcharon al exilio en México y junto a otros revolucionarios que se les unieron en esa nación, comenzaron los preparativos que permitieron su desembarco en el yate Granma el 2 de diciembre de 1956 por playa Las Coloradas, para reiniciar la lucha armada.
Un revés inicial redujo al naciente Ejército Rebelde a un pequeño grupo de hombres con solo 7 fusiles, pero de inmediato se sumaron a sus filas nuevos combatientes revolucionarios, mayoritariamente obreros y campesinos. La estrecha vinculación con el pueblo y la decisión de lucha manifestada en un constante espíritu de ofensiva, hizo posible organizar nuevos frentes y extender la guerra a otros territorios, hasta derrotar en solo dos años a las fuerzas de la dictadura de Batista.
A los cinco años, cinco meses y cinco días del asalto al Cuartel Moncada, el primero de enero de 1959 triunfa la Revolución Cubana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario