sábado, 23 de febrero de 2013

INDEPENDENCIA Y PARLAMENTO EN CUBA


Por José Gilberto Valdés
Mañana 24 de febrero es una importante fecha conmemorativa de las luchas independentistas del pueblo cubano y será, además, una jornada significativa en la transparencia democrática de nuestra sociedad socialista.
En el año 1895, las cornetas convocaron nuevamente al combate en las tierras orientales de Cuba. Al grito de ¡Independencia o muerte! los pinos nuevos y mambises (combatientes) fogueados en la Guerra de los Diez Años (1868-1878) reemprendieron la lucha contra el colonialismo español.
Era la guerra necesaria y justa organizada por José Martí como máximo representante del Partido Revolucionario  Cubano, que tenía como el principal objetivo de la unificación de los revolucionarios.
La intervención de los Estados Unidos de América  en el conflicto armado secuestró los esfuerzos de las tropas independentistas, sin embargo la doctrina martiana fue inspiración del movimiento revolucionario que hace seis décadas constituyó un punto  de giro en nuestra historia. Hoy los cubanos disfrutan de la libertad que ha costado muy cara y no se resignan a vivir sin ella.
En el año 2013, los cubanos ponen toda su confianza en el cambio para más socialismo cuando mañana, 24 de febrero, los 612 diputados elegidos por el pueblo constituyan la Octava legislatura (2013-2018) de la Asamblea Nacional del Poder Popular.
En el aniversario 118  del inicio de la guerra necesaria de 1895,  los diputados elegirán por el voto secreto a los compañeros que ocuparán los cargos de Presidente, vicepresidente y secretario, a partir de las propuestas de la Comisión de Candidaturas Nacional. También votarán por los 31 miembros del Consejo de Estado.
El largo camino hacia el nuevo del Parlamento cubano, se inició en septiembre del 2012 cuando en reuniones de vecinos en barrios y comunidades se nominaron a los candidatos a delegados (concejales) las asambleas municipales del Poder Popular, para un mandato de dos años y  medio.
 La primera parte de las elecciones generales fue llevada a cabo de manera extendida durante los meses de octubre y noviembre, por motivos de los severos daños del huracán Sandy en la región oriental del archipiélago cubano.
Más del noventa por ciento de los electores acudieron a las urnas en esa ocasión. Una cifra similar de cubanos y cubanas depositó sus votos el 3 de febrero pasado con el fin de elegir por cinco años a los delegados a las 15 asambleas provinciales y los diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular. 
Cada proceso eleccionario en Cuba es un referendo de la Revolución. Se demuestra la fortaleza de nuestro modelo político.

No hay comentarios:

Publicar un comentario