domingo, 25 de noviembre de 2012

EL GOBIERNO QUE QUIEREN LOS CUBANOS


Por José Gilberto Valdés
El 2012 es un año de elecciones generales en Cuba. Sin algarabías propagandísticas, ni show mediático. Paso a paso, los habitantes de la mayor de las Antillas renuevan o ratifican desde la base a los representantes de su gobierno.
Este domingo 25 de diciembre, se constituyeron por derecho propio las 168 Asambleas  Municipales del Poder Popular por el mandato de dos años y medio, con la presencia de los delegados de circunscripción (concejales), nominados por sus condiciones y valores morales, y elegidos por voto secreto de la inmensa mayoría de los cubanos mayores de 16 años.
 En la reunión fundacional, los delegados seleccionan el Presidente  y el vicepresidente, a partir de una candidatura que presenta una comisión integrada por representantes de la Central de Trabajadores de Cuba, Comités de Defensa de la Revolución (organización popular de vecinos),  Federación de Mujeres Cubanas, Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, Federación Estudiantil Universitaria, y la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media.
La primera vuelta de las elecciones se realizó el 21 de octubre con la participación del 94 por ciento de los electores a las urnas. La segunda vuelta para aquellos lugares donde los candidatos no alcanzaron más de la mitad de los votos, afrontó la postergación en el oriente de la Mayor de las Antillas por los daños causados por el huracán SANDY. Esta fase se completó el domingo anterior.
Los delegados de la circunscripción, considerada la célula básica de gobierno, rinden cuenta dos veces al año a sus electores  de la gestión para solucionar o dar respuesta a los planteamientos de la comunidad, y suscita los debates sobre la situación nacional e internacional.
Para muchos pueblos en el mundo estos comicios son un referente sui generis  de verdadero ejercicio de democracia, mientras que para los déspotas propagadores del pluripartidismo el ejemplo del proceso cubano constituye una amenaza al dominio insolente de las masas populares.
Los críticos del sistema electoral en Cuba apelan a la inexistencia de varios partidos como una insuficiencia. Antes del triunfo de la Revolución en 1959, la historia de nuestro país registra la amarga experiencia de los candidatos de múltiples tendencias políticas que nada aportaban para el bienestar de todos los habitantes de la Isla.

En la fórmula de Gobierno de nuestra sociedad socialista, el único partido, el Partido Comunista de Cuba, no es una organización creada para fines electorales, por lo tanto no interviene en los comicios, ofrece programas económicos y sociales a cambio de votos, ni nomina candidatos.
Existe el antecedente histórico de la lucha independentista de yugo español. En las guerras del siglo XIX no existieron partidos políticos para escoger quienes ocupaban cargos de dirección en la República en Armas (¿Qué le preguntó Oliver Stone a Fidel Castro? www.trabajadores.cu).
En el Gobierno que quieren los cubanos  tendrá próximamente otra convocatoria a las urnas, en esa oportunidad para votar por los delegados a las asambleas provinciales y los diputados  a la Asamblea Nacional del Poder Popular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario