jueves, 27 de octubre de 2011

Che, el amigo de Camilo



Por José Gilberto Valdés
josegvaldes@gmail.com


En el fragor del combate nacen hermanos. Así resulta antológica la estrecha amistad entre Ernesto “Che” Guevara y Camilo Cienfuegos Gorriarán, expedicionarios del yate Granma el 2 de diciembre de1957, y guerrilleros de heroicas hazañas durante dos años en el bastión rebelde de la Sierra Maestra y, luego, comandantes conductores de la simiente de la Revolución triunfante desde el oriente hasta el occidente de la Isla.

El argentino “Che” (1928 -1967), médico y guerrillero, era de carácter muy serio, configurado por la hidalguía que lo llevó al contacto directo con los pobres de Latinoamérica, en el ejercicio de la medicina o en todos los momentos de ofrecer su vida frente a la injusticia. Sin embargo, cuentan muchos que en los recesos de la lucha, en la serranía y en el llano cubano, solo aparentaba ponerse bravo por las “Camiladas”, como el calificaba a las bromas de su compañero.

El cubano “Kmilo” (1932-1959), origen humilde y martiano, tenía un carácter muy diferente al de Guevara, más bien era campechano, bromista, a veces temperamental, pero honesto, franco y sabio, compañero de todos.

El Che recuerda el nacimiento de la amistad, cuando el primer revés del grupo revolucionario, en un lugar curiosamente conocido por “Alegría de Pío”, tras desembarcado el 2 de diciembre de 1957, en la costa sur de la región oriental.

“… en la huida yo perdí mi mochila, alcancé a salvar la frazada nada más,… Entre las cosas que había perdido estaba algo muy preciado para un guerrillero: las dos o tres latas de conserva que cada uno tenía en ese momento. Al llegar la noche, con toda naturalidad cada uno se aprestaba a comer la pequeñísima ración que tenía, y Camilo -viendo que yo no tenía nada que comer, ya que, la frazada no era un buen alimento- compartió conmigo la única lata de leche que tenía… (1)

Che siempre mantuvo en la memoria a su amigo camilo. En el Prólogo a su libro “La guerra de guerrillas”, en la cual revela secretos de la lucha revolucionaria, escribe:

"Camilo fue el compañero de cien batallas, el hombre de confianza de Fidel en los momentos difíciles de la guerra y el luchador abnegado que hizo siempre del sacrificio un instrumento para templar su carácter y forjar el de la tropa... Camilo era Camilo, señor de la vanguardia, guerrillero completo que se imponía por esa guerra con colorido que sabía hacer." (2)

El 21 de octubre de 1959, pobladores de la ciudad de Camagüey, en la región centro oriental del país, junto a Fidel y Camilo, protegieron a la Revolución de una intentona sediciosa y divisionista.

Días después, el 28 de octubre, el héroe de las mil anécdotas desapareció en fatal accidente cuando realizaba en avioneta un viaje de retorno a La Habana.

Durante cincuenta años, de generación en generación, los cubanos hemos mantenido la tradición de cada 28 de octubre lanzar una flor al mar, a los ríos, en las aguadas. Fue, precisamente, en el año 1960, cuando el Comandante amigo “Che” Guevara tuvo la idea de llevar a su pequeña hija hasta el muro del Malecón habanero, para juntos lanzar una flor, homenaje a su inseparable hermano de lucha.


Referencias:
(1) Discurso en homenaje al Comandante Camilo Cienfuegos. Ernesto Guevara. 28 de octubre de 1964.
(2) “La guerra de guerrillas”. Ernesto Guevara (1960). Descargar PDF www.adelante.cu.
(3) Una flor para Camilo. Héctor Arturo. www.cubahora.cu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario