miércoles, 12 de octubre de 2011


«Un abrazo a los compañeros. Estoy entero y listo para seguir luchando hasta que me muera; así que pa’lante». La frase estuvo entre las primeras del René González luego de salir de la prisión, después de que fuera abrazado por sus hijas, su padre y su hermano. Durante 13 años estuvo retenido injustamente tras un amañado juicio en Miami, donde penetró a grupos de la mafia contrarrevolucionaria para evitar actos terroristas contra el pueblo cubano. Aún permanecen en las cárceles de Estados Unidos otros cuatro compatriotas: Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y Fernando González, quienes cumplen sanciones descabelladas, en un proceso evidentemente manipulado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario