martes, 5 de marzo de 2013

TODOS SEREMOS CHÁVEZ EN LA CONTINUIDAD DE LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA


Por José Gilberto Valdés 
Con profundo dolor, los cubanos conocimos a través del canal de televisión  TeleSur la noticia, la triste noticia, que daba a conocer Nicolás Maduro sobre el fallecimiento del Presidente Comandante Hugo Chávez Frías. 
El mandatario venezolano tenía al morir 58 años de edad y, de ellos, dedicó 21 a la ardua y sacrificada tarea de encaminar al pueblo venezolano hacia un destino mejor, de justicia y dignidad.
Desde el 4 de febrero de 1992,  con el movimiento conspirativo de las Fuerzas Armadas, hasta la fatídica fecha del 5 de marzo de 2013,  el líder latinoamericano vivió cada hora, cada día, como en los versos de José Martí, quien tanto veneró a Simón Bolívar:
“Cuando al peso de la cruz/ el hombre morir resuelve, / sale a hacer el bien, lo hace, y vuelve/ como de un baño de luz.”
Tras asumir la investidura como Presidente en el año 1998, promovió de mil maneras una sociedad para bienestar de todos a través de la Revolución Bolivariana. Salió a hacer bien por la Patria y lo hizo en históricas batallas  al lado de su pueblo, enfrentando manipulaciones mediáticas y miserias políticas, dando y recibiendo solidaridad latinoamericana.
No estaba equivocado Hugo Chávez en el camino  emprendido, con la palabra directa al corazón de sus compatriotas, quienes le demostraron  lealtad el 7 de octubre de 2012 con la tercera elección del candidato por el Partido Socialista Unido de Venezuela para el cargo de Presidente.
Venezuela no es la misma de hace una veintena de años. Ante los ojos del mundo que lo admira y respeta, el pueblo ha ganado conciencia de los beneficios económicos y sociales del gobierno popular y sabe que posee una Patria más viva que nunca.
Es la hora de profundo dolor por la desaparición física del líder de la Revolución Bolivariana, pero también el momento de reflexión para defender y continuar unidos con el legado chavista, con el proyecto popular, participativo, y democrático para bien de todos.
Y no puede ser de otra manera, pues como vaticina el pensamiento martiano:
 "Cuando se muere en brazos de la Patria agradecida, la muerte acaba y empieza al fin con el morir la vida..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario