martes, 26 de junio de 2012

NOS SABEMOS EL GUIÓN YANQUI DE MEMORIA


Por José Gilberto Valdés
 A la frase expresada recientemente en TeleSur por el Presidente de Ecuador Rafael Correa sólo se ha añadido la palabra yanqui. Sin dudas, es una  manera acertada de señalar quién es el apuntador en el escenario político y económico de Latinoamérica.

Los actores principales son las tradicionales oligarquías y los representantes de la derecha persistentes en la idea de mantener el poder gubernamental que enriquezca cada día más sus arcas.

En los papeles secundarios, ciertamente, están los grandes medios de comunicación, para quienes solo existe la libertad de expre$ión, convertida en un acorralamiento difamatorio contra quienes se ponen al lado del pueblo y pretenden la correcta interpretación  de la concepto democracia para todos.

Los títulos de las obras teatrales dependen de las nuevas versiones de golpes de Estado en aquellas naciones al sur del continente que han perdido los certificados de buena conducta y  “ponen en peligro” el hegemonismo imperialista en el traspatio de los Estados Unidos.

Con mucho pesar, los seguidores de corrientes de bienestar popular fueron espectadores de la manipulada destitución del presidente paraguayo Fernando Lugo, por parte del Congreso y el Senado dominados por partidos tradicionales.

Entre las cinco acusaciones contra Lugo se encuentra la complacencia con la agitación agrícola. Sin dudas, ese comportamiento resulta inaudito para congresistas y senadores en una nación donde el 85 por ciento de las tierras está en manos del dos por ciento de los propietarios.

Otros de los cargos de la maniobra antidemocrática es el de fomentar la lucha de clases  por parte de un gobernante considerado de izquierda moderada, que intentaba corregir la desigualdad social y la pobreza.

La resurrección de los Golpes de Estado en países latinoamericanos progresistas representa un remake de viejos guiones de la administración yanqui, que sustituyen la violencia militar por la desestabilización, terrorismo mediático y la destitución anticonstitucional.

Dos destacados investigadores ecuatorianos,  Íñigo Errejón y Alfredo Serrano, los definen como “golpe blando”, que han sido fallidos en Venezuela 2002, Bolivia 2008 y Ecuador 2010 y lamentablemente exitoso en Honduras 2009.

Los pueblos se saben de memoria el guión hegemónico yanqui  que arremete contra los contextos de modelos sociales adscritos a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA). Es la hora de hacer realidad el pensamiento de José Martí: “¡Los árboles se han de poner en fila, para que no pase el gigante de las siete leguas!”



(Con información de Cubadebate y El Telégrafo, Ecuador)

1 comentario:

  1. impecable artículo afirmando que en la parte del mundo que EEUU considera tonta, estamos bien despiertos y alertas. Abrazo.

    ResponderEliminar