viernes, 24 de junio de 2016

¿Por quién doblan las campanas en Colombia?



Por José Gilberto Valdés
(Tomada de la Opinión Gráfica,Cubadebate)
Cinco décadas de conflicto entre la guerrilla de las FARC y el Gobierno colombiano han tenido su último día. Un alto al fuego bilateral y definitivo. Ahora, con el primer paso se ha iniciado el camino hacia la paz duradera, para el bien de todos y cada uno los pobladores, quienes podrán vivir sin violencia y dolor en su país, considerado como el cuarto en extensión en Latinoamérica.

Al parafrasear el título de una célebre novela de Hemingway -- con la temática de guerra civil- es posible pensar en estos momentos en ¿Por quién doblan las campanas en Colombia? Cuando  a finales año 2012 se iniciaba en La Habana, Cuba, el diálogo entre los representantes de las Fuerzas Armadas de Colombia – Ejército del Pueblo y el Gobierno, informes horripilantes señalaban que en medio siglo de enfrentamientos armados, victorias y reveses, habían perdido la vida 218 mil hombres y mujeres, sin distinción de edad, raza o credo religioso.
En la confrontación de razones populares y gubernamentales,  se interpuso  el oportunismo secesionista de la extrema derecha, cuyas bandas paramilitares masacraron a unos 173 mil colombianos.
Unas 600 personas muertas como promedio por mes. Las cifras aterradoras son acompañadas de una secuela de daños emocionales, morales y socioculturales. También, como consecuencia del conflicto,  diez millones de pobladores fueron desplazados desde sus lugares de origen, trabajo y subsistencia.
Ahora es el momento de pensar todos y  colaborar sin descanso en la reconstrucción del país; en el saneamiento de las heridas físicas y sicológicas de la guerra; en desgastar desavenencias en las relaciones y puntos de vista políticos, con la garantía de seguridad por la dejación de las armas y el cese del hostigamiento militar; y propugnar el convencimiento mutuo al cambio y el diálogo por la reconciliación.
Colombia necesita la paz.
No están solos los colombianos en el camino: los acompañan la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), según destacó el presidente cubano Raúl Castro ( 1) en la ceremonia de firma de los acuerdos. “Es una demostración del firme compromiso de nuestros pueblos contra el uso y la amenaza del uso de la fuerza y a favor de la solución pacífica de controversias.”
El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos (2) señaló en su intervención que ha  sido un implacable adversario de las FARC, “pero ahora que pactamos la paz como jefe de Estado y colombiano defenderé con igual determinación su derecho a expresarse y a la vía política, así nunca estemos de acuerdo”.
Por su parte, el Comandante Timoleón Jiménez, (3) jefe del Estado Mayor Central de las FARC-EP,  firmante del acuerdo precisó que nada se conseguirá fácilmente o rápidamente. “Entendemos que los principales beneficiarios de nuestro esfuerzo serán las generaciones futuras, por eso extendemos nuestra mano a la juventud, es la llamada a construir el nuevo país y por tanto la más llamada a defender a la defensa de la paz y la reconciliación, a la promoción de un nuevo tipo de actividad política, a la consolidación de la civilidad y la más amplia democracia”.
El titulo de la obra literaria de Hemingway, procede de poeta metafísico John Donne, y data de 1624. En los razonamientos sobre el cese al fuego en Colombina, es oportuno citar la idea completa: La muerte de cualquier hombre me disminuye porque estoy ligado a la humanidad; por consiguiente nunca hagas preguntar por quién doblan las campanas: doblan por ti.

(3) Palabras de Timoleón Jiménez en la firma de los Acuerdos de La Habana
http://www.cubadebate.cu/especiales/2016/06/23/palabras-de-timoleon-jimenez-en-la-firma-de-los-acuerdos-de-la-habana/#.V22aYyFa_IU   

No hay comentarios:

Publicar un comentario