viernes, 6 de diciembre de 2013

ÁFRICA Y SUS AMIGOS ESTÁN DE LUTO

Por José Gilberto Valdés Al continente negro le han nacido líderes singulares que lo dieron todo por la libertad de sus pueblos. En la antología de luchadores hay una figura popular, de inagotable sapiencia y admirada internacionalmente: el sudafricano Nelson Mandela, quien falleció a los 95 años de edad. Los cubanos recordamos al Premio Nobel de la Paz de la amplia sonrisa y el pelo muy blanco --símbolo que apreciamos como longevidad entre los descendientes africanos—y, sobre todo, admiramos la extensa trayectoria política frente a las minorías blancas y explotadoras, desde los años juveniles como estudiante, la indoblegable actitud durante 27 años de cárcel, hasta que en 1994 fue elegido el primer presidente negro que ponía fin al régimen del apartheid en su país. No se podrá olvidar al hombre cuyo carisma movía multitudes, aun fuera de fronteras africanas. Hace tres años, “el compañero de armas” Mandela se describió en uno de los textos de Fidel, como “viejo y prestigioso amigo, cuánto me place verte convertido y reconocido por todas las instituciones políticas del mundo como símbolo de la libertad, la justicia y la dignidad humana”. En estas horas luctuosas se acrecienta nuestro respeto y admiración al “Madiba” (El hombre que hizo el milagro) que dedicó su vida a la reconciliación entre los sudafricanos y a las causas humanitarias. Por siempre debemos recordar una de las frases memorables de Nelson Mandela que fueron un sentido de su vida "Los verdaderos líderes deben estar dispuestos a sacrificarlo todo por la libertad de su pueblo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario