jueves, 16 de mayo de 2013

PENSAR CADA AÑO EN LOS HURACANES


Por José Gilberto Valdés
 Yo apenas tenía 13 años cuando entre el 4 y el 8 de octubre de 1963,  fuertes vientos y, sobre todo, lluvias torrenciales del ciclón “Flora” embistieron a la región oriental de la Isla, que comprende las actuales provincias de Camagüey, Las Tunas, Granma, Holguín, Santiago de Cuba y Guantánamo.
Con un lento itinerario, semejante a un lazo, el fenómeno meteorológico dejó más de mil muertos y angustias a decenas de miles de cubanos de todas las edades  que vieron arrasadas sus viviendas, pertenencias, cosechas, animales, caminos…en fin, por los daños materiales extraordinarios.
Trayectoria del ciclón "Flora" en l963
Encabezada por el propio Fidel - como siempre presente en los lugares de mayor peligro-  las Fuerzas Armadas Revolucionarias y otros organismos se encargaron de las maniobras de rescate y salvamento de los damnificados que apenas contaban con la ropa que cubrían sus cuerpos, sobre todo, en áreas del caudaloso río Cauto (Granma), que convirtió en un mar a la llanura que lo rodea.
En el trascurso de cincuenta años no he podido ver nada igual, aun cuando por mi profesión periodística he participado en coberturas a desastres naturales de este tipo, como el “Ike”, “Gustav”, “Paloma” y el reciente “Sandy”. No puede ser de otra manera, pues ante la amarga experiencia del “Flora” surgió en Cuba una organizada Defensa Civil y su constante perfeccionamiento de los planes contra huracanes, en cuales interviene toda la comunidad para preservar la vida y los recursos materiales.
Según informan los  medios de comunicación,  en nuestro país se celebrará los días 18 y 19 de mayo el Ejercicio Meteoro, que tiene lugar anualmente desde 1986. En el entrenamiento participan los Consejos de Defensa a todos los niveles y la población en general con el fin de reducir las vulnerabilidades a que está expuesto el país en caso de huracanes y otros desastres naturales.

Las noticias destacan que durante la primera jornada se ejercitará la cohesión de los órganos de dirección y de mando, la eficiencia de las acciones y la evaluación de la objetividad de las medidas de alerta temprana y las acciones de recuperación.
El segundo día incluye actividades de preparación, en particular para los residentes en comunidades de alto riesgo.
La temporada ciclónica en Cuba se extiende desde el primero de junio hasta el 30 de noviembre. Hay que estar atentos y listos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario