lunes, 30 de noviembre de 2015

MÁS FUERTES PARA SER MÁS RESPETADOS

Por José Gilberto Valdés
En la ciudad de Camagüey, como en toda Cuba, las primeras horas de una mañana dominguera transcurrieron en ambiente inusual. La cotidianeidad de una jornada de reposo se interrumpió por  el sonido de sirenas, los simulacros militares, el retumbar de explosiones y balas de salva.
Como todos somos el ejército cubano, conceptuado por Camilo en los primeros meses del triunfo de la Revolución, tenemos razones para festejar el aniversario 59  del Desembarco de los expedicionarios del yate Granma y el Día de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, el próximo 2 de diciembre.


Este fin se semana, con la preparación combativa y puntualización de misiones,  desde las Brigadas de Producción y Defensa hasta los milicianos y tropas regulares, se resumió la idea de que mientras más fuertes seamos, más nos respetará el enemigo. Tan importante fueron quienes tomaban puntería, como los que repasaban los elementos de supervivencia en condiciones excepcionales.
Hay un detalle que no pasó desapercibido: En cada Zona de Defensa, las nuevas generaciones se sumaban a los hombres y mujeres con más experiencia histórica en el enfrentamiento a enemigos superiores en número  y técnica de combate. Por un lado, participaban en los ejercicios militares jóvenes de una sociedad que se perfecciona, por otro, muchachos y muchachos  asistieron a un trascendental momento en su formación político-ideológica.
No podemos olvidar la herencia de Agramonte en la llanura camagüeyana, donde las cargas al machete contra la soldadesca española, suplieron la falta de municiones y armas, desde el inicio de las guerras independentistas. Mucho menos las demostraciones de coraje en el centenar de batallas frente a la tiranía, Playa Girón, la lucha contra bandidos, la Crisis de Octubre, y las campañas allende los mares, al sentir en carne propia el sufrimiento ajeno.
 No hay adversario grande cuando prima la razón soberana en cada uno de los cubanos, quienes conocen su lugar, poseen los medios  de combate y saben a plenitud la forma de participar en la defensa de las conquistas de la Revolución.


No hay comentarios:

Publicar un comentario