jueves, 26 de octubre de 2017

Troglodita

Por José Gilberto Valdés
Ilustración tomada de Internet
La palabra del título en modo alguno corresponde a una clasificación científica en la especie humana: no es un australopiteco o, mucho menos, un homo sapiens. Se ajusta más a personajes poco civilizadas, en toda la escala de la sociedad, desde los más irracionales hasta el actual Presidente de los Estados Unidos.
Así es Donald J. –y cómo j…-- Trump,  un hombre de negocios que desde enero ocupa el trono de la Casa Blanca y que según Forbes el valor neto es de US$ 4 mil 500 millones.. "Yo soy muy rico", no cansa de afirmar. Al parecer la gente creyó que su éxito podía trasladarlo a la economía nacional.
En el desarrollo de la manipuladora campaña electoral  y en sus nueve meses como el mandatario 45 de los USA, ha demostrado que entre las definiciones de troglodita que más se ajusta a sus valores personales es la de solucionar los problemas a golpes. Claro, sin emplear las manos, sólo su ¿cerebro?


LATINOS Y MINORÍAS
Los inmigrantes –documentados o no—latinoamericanos o origen musulmán, y hasta las propias minorías, estuvieron en la mirilla del republicano Trump desde el comienzo de sus aspiraciones presidenciales. Ante el desprecio de la nueva administración, es repetitiva la respuesta: No somos criminales, nosotros somos trabajadores. Somos nativos de esta tierra.
En el pasado mes de agosto, Virginia fue un punto de tensión de manifestantes contra el racismo. El propio diario The New York Times criticó las posiciones del líder del ejecutivo estadounidense a la hora de condenar la violencia de grupos supremacistas blancos. “Parece divorciado de la decencia y el sentido común”. La reacción de Trump contra los medios de prensa ha sido antológica.
El desprecio a los  puertorriqueños merece unas líneas. Mientras los isleños están inmersos en reparar los cuantiosos daños ocasionados por el huracán María, el presidente estadounidense lejos de promover ayuda (recuerde la proverbial imagen tirando rollos de papel sanitario al público) se ha encargado de buscar “enemigos” y ataca a la alcaldesa de San Juan, quien exige que las soluciones se pongan en marcha.
Sobre el obstinado muro en la frontera de Estados Unidos y México, basta citar a elpais.com: “Falta la parte política, la financiera, las consecuencias internacionales y domésticas, pero Trump ya puede decir que el muro está en marcha”.

EL PODER DE LAS ARMAS
La masacre de Las Vegas, en la que murieron 59 personas, es un ejemplo del comportamiento similar a los  estereotipos  prehistóricos. No hubo una condena sobre el control individual de armas, muchas de ellas fusiles automáticos modernos. Todo lo contrario, pues continuó con su apoyo a la Asociación Nacional del Rifle.  Es que la deuda con el NRA (por sus siglas en inglés) es muy grande, ya que ese grupo de poder   empleó treinta millones de dólares para colocar a Trump en el Salón Oval. "Tienen un amigo en la Casa Blanca", ha dicho el Presidente, quien gestiona el punto final a los progresos de todo tipo para limitar la adquisición de medios de fuego, menos apropiados para la caza que para acciones combativas.
AMENAZAS A COREA
No pueden faltar las controversias entre los Estados Unidos y Corea del Norte en un resumen para caracterizar el comportamiento troglodita del Sr. Trump. Los ensayos nucleares en el país asiático han provocado un conflicto verbal, intolerante y armamentista entre los mandatarios de ambos países. El mundo entero presta atención a las propuestas de Washington, que van desde la asfixia económica hasta una respuesta militar masiva. Según se supo recientemente ha enviado 40 buques militares a la península coreana.
CUBA EN LA MIRILLA
La retórica de Donald J. Trump en torno a las relaciones Cuba  marca cada día una marcha del cangrejo. Atrás en todos los sentidos, como en el recrudecimiento del bloqueo comercial, económico y financiero contra la Isla, el cual está a punto de volver a tener en la ONU el rechazo mundial.
A esas acciones se suman las acusaciones improbables de ataques sónicos contra diplomáticos –posible preludio del cierre de la embajada USA—, los obstáculos en el visado de los viajeros en ambas direcciones, y los efusivos abrazos a representantes de la contrarrevolución en Miami, y “guiños” a los grupúsculos mercenarios para intertar revertir la “apertura” de la administración de Obama en los intercambios con la Mayor de las Antillas.
Con toda la expresión del salvajismo troglodita, Trump ha puesto a los norteamericanos, al mundo entero, en una encrucijada política y económica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario