viernes, 23 de septiembre de 2011

Libertad supervisada y fanatismo


Coincido con el correo electrónico remitido por el colega Edel Quintana Lugo, la libertad supervisada de René González , uno de los cinco antiterroristas cubanos, no significa un acto de buena voluntad del gobierno de los Estados Unidos.

El próximo 7 de octubre René saldrá de las mazmorras norteamericanas, a donde ha sido confinado injustamente durante 13 años.

El hecho de que René González quede en libertad representa para la administración Barack Obama un reto. En estas condiciones, tres años deberá permanecer René en territorio norteamericano, con todos los peligros que entraña para su vida.

Este patriota cubano podría ser víctima del fanatismo de la contrarrevolución, esa misma que ha controlado y manipulado todo el proceso judicial de René, junto a sus compañeros Antonio Guerrero Rodríguez, Gerardo Hernández Nordelo, Ramón Labañino, y Fernando González, quienes marcharon a Miami, para buscar información sobre las operaciones de grupos promotores y ejecutantes de agresiones contra Cuba.

No podemos desmayar en el reclamo internacional, por la vida y seguridad de René, alertas para que la vida de este patriota cubano no corra peligro cuando sea puesto en libertad y tenga que permanecer en las entrañas del monstruo, rodeado de los enemigos más furibundos de la Revolución cubana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario