viernes, 23 de diciembre de 2011

UNA GUERRA CUBANA CONTRA LOS DEMONIOS

Por José Gilberto Valdés
josegvaldes@gmail.com

No pudo doblegarnos el gigante de las siete leguas. Los cubanos nos pusimos en fila como los árboles, unidos, para impedir el paso de su cruel expresión en el mayor bloqueo económico que se haya impuesto a un país.

No pudo el imperio yanqui ponernos la bota encima.

Aquí estamos. A pesar de todo, nuestro proceso socialista demuestra que es perfectible. Cuba concluye el año con un 2,7 por ciento de crecimiento de su Producto Interno Bruto.

Cierto que es inferior al 3 por ciento planificado, según se informó en la Asamblea Nacional del Poder Popular, pero hay que apreciar los mejores resultados en el sector agropecuario, el comercio, la industria manufacturera, en especial la azucarera, uno de los pilares de la economía.

Los diputados cubanos aprobaron, además, la Ley de Presupuesto para el próximo año. Más de la mitad de los gastos previstos corresponden a educación, salud, cultura y deporte, en sintonía con la prioridad dada por el Gobierno cubano al ámbito social.

Así será nuestro año 54 de la Revolución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario